Publicidad

La Asociación Nacional de Laboralistas (ASNALA) cuenta con 525 socios y reúne a 200 participantes en el congreso anual que se celebra en Segovia los días 24, 25 y 26 de octubre, una reunión que ha sido etiquetada como histórica por sus organizadores.

—¿Por qué es histórico el Congreso Nacional de ASNALA 2019 que tiene su centro de reunión en el Teatro Juan Bravo?

—Lo hemos considerado histórico porque es la vigésima edición y eso no es más que una consolidación de este congreso como un evento anual obligatorio para todos los laboralistas de este país.

—¿En estos veinte años los laboralistas han ganado relevancia en el mundo jurídico?

—En estos 20 años los laboralistas hemos crecido en protagonismo. Han sido años de mucha actividad legislativa en nuestro país y a todos los niveles en el campo del derecho de los trabajadores pero sobre todo ha influido nuestra integración en la Unión Europea. El Derecho Social de la Unión Europea que tiene prioridad aplicativa en España ha hecho que cobremos más protagonismo.

—¿Qué cambios se han producido desde que inició su actividad ASNALA en 1997?

—El Derecho Laboral es complejo, más en estos últimos años, y eso ha hecho que se necesite una mayor especialización por parte del laboralista. Quizá antes el laboralismo era una disciplina que no tenía tanta especialización, ahora es muy técnica, demasiado técnica. Nuestros cambios legislativos en materia laboral son muy rápidos, cada año tenemos más de dos o tres frente a un compañero de Civil o incluso de Penal que también tienen alguna reforma pero de cada cinco u ocho años. Eso demuestra que el Laboral va con la sociedad, con los cambios que está teniendo la sociedad en estos últimos años y más que va a haber porque se habla ya de un nuevo Estatuto de los Trabajadores y se habla también de que va a salir el estatuto de los trabajadores de las plataformas.

—Esto plantea continuos retos ¿Cuál es la situación del colectivo?

—Los laboralistas afortunadamente somos necesarios en la sociedad. Somos los que ayudamos a los trabajadores y a las empresas a establecer un marco seguro de relaciones laborales.Somos una pieza integradora en el sistema judicial porque procuramos la paz social, un valor muy importante en nuestra sociedad. Los retos son muchos. Entender el impacto que va a tener la digitalización y la transformación del empleo con la digitalización es uno pero, por supuesto, también las nuevas formas de trabajo flexible, la erradicación de la lacra de la discriminación de género…

Los laboralistas somos una pieza integradora en el sistema judicial porque procuramos la paz social       »

—¿Las políticas de igualdad son suficientes? ¿Cómo se puede combatir la discriminación?

—La igualdad es un principio esencial del Derecho tanto en nuestra Constitución como de la Unión Europea y desde hace muchos años se están legislando políticas que tienden hacia la consecución de este fin: conseguir que haya igualdad efectiva, no solo en el papel. Llevamos muchos años de políticas activas con esta finalidad, muchas no han dado sus frutos todavía, por desgracia. El Fondo Monetario Internacional ha dicho que la igualdad salarial de género no se va a conseguir hasta dentro de cien años, lo que parece increíble. Convivimos desde hace muchos años, seguiremos conviviendo y se seguirán esmerando los políticos que gobiernan los estados miembros y la Unión Europea en fomentar políticas tendentes a lograr está igualdad efectiva entre hombres y mujeres.

—¿Es necesaria la reforma del Estatuto de los Trabajadores?

—Sí. Tenemos un Estatuto de los Trabajadores que ya de por sí el título se tiene que cambiar. Se tiene que llamar Estatuto de las Personas Trabajadoras. Pero no solamente se tiene que cambiar el título, que es un pasito muy importante para el futuro y de igualdad, sino también el contenido. Tenemos unas relaciones laborales modernas, unas relaciones del siglo del XXI y nuestro Estatuto es, en esencia, el mismo texto que se ha creado en el año 80. Ya está muy pensado y se está trabajando desde el Ministerio en un nuevo texto del Estatuto de las Personas Trabajadoras. Es muy importante que nuestro legislador pueda intervenir aunque sea mínimamente en la modernización en las relaciones laborales de nuestro país.

 La Reforma Laboral quedará y permanecerá mucho más tiempo  »

—¿Y el replanteamiento de la reforma laboral?

—Está muy asociada a la reforma profunda que hizo el Gobierno del PP en el año 2012 que ha tenido sus frutos, sus beneficios y también algunas dificultades que han dado lugar a litigiosidad en los tribunales, pero sobre ha tenido aspectos muy positivos porque ha habido muchas empresas que gracias a esa reforma han podido sobrevivir. Aunque llevamos siete años oyendo que se quiere derogar por fuerzas políticas, lo cierto es que aún pervive y creo difícil que esa reforma se anule por el Gobierno entrante. Se podrán parchear algunos aspectos pero en su esencia esa reforma quedará y permanecerá mucho más tiempo.

—Antes hacía referencia a la revolución que han provocado las nuevas tecnologías en el mundo de trabajo. En este nuevo escenario de móviles, cámaras y redes sociales ¿está garantizada la intimidad digital de los trabajadores?

—La realidad es que afortunadamente tenemos un marco jurídico en España bastante seguro para los trabajadores en esta materia. Primero, tenemos un reglamente comunitario del año 2016 de protección de datos que ya marcó las líneas maestras. Luego vino a finales del año pasado la Ley Orgánica 3/2018 de Protección de Datos que traspone al ordenamiento español el reglamento comunitario pero sobre todo modifica el Estatuto de los Trabajadores para introducir la garantía, la desconexión digital y los derechos de intimidad y de privacidad frente al acceso sin control, sin ningún límite, por parte de los empresarios en los dispositivos digitales de los trabajadores. No es que antes de esa norma no tuviéramos protección, si no que era materia creada por los tribunales. Ahora es derecho positivo, normas jurídicas en las que los ciudadanos están protegidos, porque la normativa de protección de datos es aplicable a todos los ciudadanos no solo a los trabajadores. Hoy podemos decir que un ciudadano está brindado frente a las injerencias y frente a la intrusión en la intimidad por parte de la empresa en su esfera íntima.

—¿Los autónomos son los hermanos pobres de la familia laboral?

—Creo que no son hermanos. No podemos decir que son muy parecidos porque tienen una regulación distinta, lo que sí tenemos que hacer es luchar contra la lacra de los falsos autónomos. Todavía pervive una práctica curiosa que es contratar como autónomo a gente que no lo es. Ahí sí se puede decir que el hermano pobre es el falso autónomo. El autónomo real tiene por voluntad, por decisión, un estatuto que está muy evolucionado, que tiene derechos reconocidos pero que no pueden ser iguales a los trabajadores. Yo considero que donde realmente hay que incidir y luchar todavía mucho es en conseguir erradicar al falso autónomo.

El broche del Congreso es la intervención de la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio  »

—Muchos de estos temas se van a tratar en el XX Congreso de ASNALA que cuenta con un cartel excepcional de ponentes y un programa muy completo.

—Tenemos Derecho Procesal que es muy importante, tocamos temas de control de tiempo de trabajo que está tan de moda porque ha habido cambios tanto el año pasado como este, sobre todo con el registro de jornada. Se va a abordar también la nueva directiva de whistleblowing, el canal de denuncias, es decir, la protección de los trabajadores que denuncian irregularidades para que no puedan ser represaliados ni sancionados. Va a venir un representante de la Comisión Europea que ha trabajado expresamente la directiva para hablarnos sobre ella. Es una directiva que ya ha sido aprobada y que España tiene que trasponer a su ordenamiento.
Vamos a trabajar aspectos relativos a la privacidad y la intimidad; vamos a hablar de técnicas de ventas para laboralistas; traemos también a un gurú de la transformación del empleo a raíz de la digitalización y a dos empresas que se dedican al campo de la digitalización en el sector legal. Por último, el broche final, que tiene mucho peso institucional para la Asociación, es la intervención de la señora ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, que vendrá el sábado y nos va a ilustrar sobre las tendencias en esta legislatura. Nos va a adelantar de primera mano las pinceladas de la política social laboral que, si sale o forma gobierno, tendría el PSOE.