Elecciones Regionales PP Alfonso Fernandez Manueco Entrevista KAM0525
El presidente de la Junta y candidato a la reelección, Alfonso Fernández Mañueco. / KAMARERO

Dice ser de talante y carácter “moderado”, aunque se considera “firme” en la toma de decisiones. Es cierto que su tono de voz permanece homogéneo y sosegado en el trascurso de sus apariciones y discusiones, aunque el movimiento de sus manos, sin ser aparatoso, muestre lo contrario. Precisamente, se sirve en gran medida de sus gestos para incidir en sus reclamaciones o para mostrar su desacuerdo. Es difícil ver su ceño fruncido y otras expresiones desafortunadas, lo que combina a la perfección con su aspecto cuidado, aunque en esta ocasión haya decidido prescindir de la corbata.

En un intento por mostrarse cercano, en esta ocasión dirige la mirada a sus entrevistadores y mantiene la costumbre del saludo prepandemia, ya sea dar la mano o dos besos en las mejillas. De hecho, un aspecto destacable es su defensa de la tradición, a partir de la que se define: “Soy del PP desde 1983”, tanto “por vocación” como por “convicción”. Un hecho que no va a cambiar, pues viene desde la cuna: Alfonso Fernández Mañueco (Salamanca, 1965) es hijo de Marcelo Fernández, quien fue alcalde de su ciudad natal, un cargo que heredó tiempo después. Aunque durante dos años ejerció como pasante en un despacho de abogados tras licenciarse en Derecho, pronto desembarcó como presidente en la Diputación de Salamanca, procurador en las Cortes o consejero, hasta finalmente alcanzar lo más alto de la Junta de Castilla y León.

Nunca es tarde si la dicha es buena. Por ello, aunque el acto sectorial para la presentación del modelo fiscal del Partido Popular finalizó con varios minutos de demora, el presidente de la Junta y candidato del PP a la reelección, Alfonso Fernández Mañueco, no tardó mucho tiempo en irrumpir en uno de los salones de acceso restringido del Parador de Segovia, un complejo dispuesto en lo alto de uno de los cerros que preside la capital. En este lugar, de corte moderno, hay distribuidas decenas de mesas, así como varias muestras culturales en sus paredes enladrilladas. Cuando toma asiento, echa un rápido vistazo a su lado derecho, en donde unos grandes ventanales actúan como escaparates abiertos a la ciudad. Un gesto entendible, pues es difícil resistirse a observar la Dama de las Catedrales, el Alcázar o los extensos campos segovianos en un día soleado. Tras tomar un sorbo de agua, aclarar su voz y disculpar que se aparte la mascarilla, la conversación comienza.

— La última encuesta electoral del CIS se ha publicado 24 horas después de que los periódicos hicieran los últimos sondeos. En vista de sus resultados, ¿es una anormalidad institucional?
— Sí, Tezanos y el CIS son una anormalidad institucional y todo el mundo lo tiene claro. Las urnas no se llenan con encuestas, sino con votos. Su intención de intentar manejar los resultados de Castilla y León desde los despachos de Ferraz está muy lejos de lo que es el sentido común, el orgullo y la responsabilidad. No va a influir ni esa ni ninguna encuesta.

— El PP se enfrenta a sus propias expectativas. Empezó muy bien, pero ha caído en las últimos sondeos. ¿El número de referencia sigue siendo 35?
— El número de referencia es tener una mayoría suficiente que permita un gobierno fuerte, sin hipotecas y trabas, tener las manos libres para poder desarrollar un proyecto de futuro y conservador. ¿Cuál es el ese número? Lo dirán el domingo las personas de Castilla y León.

— Dado el fraccionamiento del voto, ¿podría ser Castilla y León la primera comunidad en la que se fijara un acuerdo de legislatura con Vox?
— Lo que nos jugamos es qué es lo que queremos en la Comunidad y cuál es nuestro papel en España. ¿Queremos ser una pieza que se intercambia en el tablero de Sánchez o una Comunidad con orgullo? Yo trabajo por un gobierno en solitario y estoy convencido de ello.

— ¿Eso significa un veto a Vox?
— No. Significa un deseo, anhelo y aspiración. Quienes lo deciden son los castellano y leoneses.

— Durante mucho tiempo, el PP y Vox han compartido el mismo caladero de votos. ¿No existe cierto temor y complejo a la hora de hablar de pactos?
— No tenemos complejos. Siempre hemos sido un partido que aspira a gobernar en solitario. Otra cuestión distinta es que, si no hay mayoría absoluta, tengamos que pactar con unas fuerzas políticas o con otras, pero eso no tiene nada que ver.

Propuestas económicas

— Desde el punto de vista ideológico, ¿es usted liberal, demócrata cristiano, socialdemócrata…?
— Soy una persona de talante y carácter moderado, lo que no quiere decir que no sea firme en la toma de decisiones. Desde el punto de vista ideológico, soy una persona reformista. Creo que hay que gestionar con eficacia y que el dinero está mejor en los bolsillos de las empresas y familias, pero también hay que hacer un esfuerzo desde lo público. En ello hay principios conservadores, liberales, democristianos…

— ¿Serio, soso y formal?
— Intento ser serio, sé que ser gracioso no es una de mis virtudes, pero soy muy formal.

— En su programa recoge un gran catálogo de deducciones y bonificaciones sobre diferentes tributos. ¿Cómo se pueden aplicar estas medidas y, a su vez, conseguir financiación suficiente para los servicios públicos?
— Es el círculo virtuoso de la economía, lo hemos demostrado. Hemos sido capaces de bajar los impuestos, como el de donaciones y sucesiones, y aumentar la recaudación. Así se genera más empleo, actividad económica y un crecimiento positivo. Lo que queremos hacer en el futuro es tener la fiscalidad más baja de la historia de Castilla y León, contemplamos un paquete de 2.000 millones de euros para este propósito.

— Para concretar, ¿qué ocurre con las transmisiones patrimoniales y acto jurídico documentado?
— Para los jóvenes que compran una vivienda en el mundo rural serán cero. Para el resto, del tipo del ocho al tres por ciento.

— ¿Hay cifras?
— Contemplamos multitud de bonificaciones: son 45 millones de euros al año de deducciones fiscales. Vamos a implantar el cheque bebé para los que necesiten la ayuda directa de manera inmediata, así como otras facilidades para la adquisición de vivienda.

— ¿Qué se contempla para la cuota del IRPF?
— Queremos que llegue al nueve por ciento para que estemos entre las comunidades que menos impuestos pagan de España.

— ¿Las rentas medias y bajas se van a ver afectadas?
— Esta medida va a ser en beneficio de todos los contribuyentes. El dilema es buena gestión o subida de impuestos, que es lo que propone el PSOE.

Ámbito sanitario

— Una de las cuestiones pendientes es la reforma de la Atención Primaria. Toro bravo este.
— La financiación queda clara. En los dos últimos años hemos incrementado el presupuesto sanitario en 900 millones de euros. El problema es la falta de profesionales de la sanidad, en general; y de médicos, en particular. Este no es solo un problema de Castilla y León, sino de España. Por ello, hemos pedido al Gobierno que se incremente el número de plazas MIR y que se facilite la homologación de forma rápida de aquellos médicos que no proceden de la Unión Europea.

— ¿Los consultorios locales estarán cubiertos en el medio rural?
— Sí, y la asistencia estará garantizada. Apostamos por blindar por ley los servicios públicos en el territorio, no queremos que esto quede al albur de un partido político, presidente o consejero.

— ¿Y hasta ese momento?
— De manera temporal y excepcional, se puede hablar con los profesionales para que, siendo retribuidos y en aquellos sitios donde sea necesario, puedan hacer coberturas, como se está llevando a cabo ahora en Atención Primaria para reducir las listas de espera.

— Muchos municipios reciben la visita del médico tan solo una vez a la semana. ¿Eso va a cambiar?
— La frecuentación de médicos está pactada desde 1991, nuestra intención es garantizar esto por ley. También queremos mejorar sobre todo los recursos tecnológicos en el medio rural y el transporte sanitario de emergencias: nos dotaremos de un helicóptero 24 horas e incrementar el número de ambulancias.

— ¿Cómo va la negociación de los terrenos en donde se va a instalar la segunda infraestructura hospitalaria en Segovia?
— No está parada, seguimos dando los pasos y tomando decisiones para que se materialice el proyecto lo antes posible.

— Hay dos posibilidades: la compra de terrenos al particular o la declaración de interés regional. ¿Qué se contempla?
— A mí me gustaría llegar a un acuerdo. Si no, avanzaremos en esta declaración de interés regional. Llegará el momento en que los propietarios o facilitan la compra o, desde luego, acometeremos la expropiación.

— La ampliación del hospital ha sido una demanda histórica en Segovia. ¿Por qué ha tenido que llegar una pandemia para que se den los primeros pasos de este proyecto?
— Lo único que puedo decir es lo que yo he hecho y he vivido. Estuve aquí durante el confinamiento, fue un momento complicado, y desde ese momento me di cuenta de la necesidad de una ampliación o una nueva infraestructura. Es una demanda justa de la ciudad y provincia, y vamos a estar a la altura de ella.

Elecciones Regionales PP Alfonso Fernandez Manueco Entrevista KAM0451
La entrevista tuvo lugar en uno de los amplios salones del Parador de Segovia. / KAMARERO

Proyectos de futuro

— Se han dado los primeros pasos para el hospital, el Centro de Salud Segovia IV y la Escuela de Enfermería. ¿Qué sucede con el IES de San Lorenzo?
— Tuve la oportunidad de visitar el centro en obras hace tres años y se produjo una situación habitual en estos tiempos: la rescisión del contrato. Desde luego, tenemos interés en apostar por los proyectos educativos.

— ¿Puede indicar los plazos que hay para este centro educativo?
— Mi compromiso es claro y rotundo con esta infraestructura, por lo que las obras se reanudarán el próximo mes de septiembre.

— ¿Cuál es su posición sobre las estaciones de esquí?
— No solo son un factor de ocio deportivo de invierno y de verano, sino también de actividad económica, especialmente en el medio rural. Hay que comprometerse en la defensa de lo que es un instrumento de dinamización económica y rural.

— ¿Qué pasa con Navacerrada?
— Me parece un contrasentido que el Gobierno quiera cerrar esta estación de esquí. Hay estaciones en toda España, no sé por qué le toca a la de Navacerrada. No tiene ningún sentido desde el punto de vista medioambiental o paisajístico. Sus instalaciones están desde hace decenas de años.

El Adelantado de Segovia recogió en un artículo una posible solución del problema, que consistía en la declaración de interés público regional de los dos montes que conforman Navacerrada, cuya titularidad es del Estado. ¿Está en su agenda esta decisión?
— Leí el artículo y lo remití a los servicios jurídicos, podría ser una solución importante. Aquí lo que hay es un ataque inesperado del Gobierno de Sánchez, tuvimos que ir a los tribunales y le paramos los pies. Ahora, estamos estudiando las posibilidades de la defensa de cara al futuro. A mí me gustaría una solución política y una paz con el Gobierno de España, pero no están en esa filosofía.

Responsabilidad de partido

— ¿Qué tal se lleva la mochila? Parece que el futuro de Pablo Casado depende de las elecciones de Castilla y León y, en suma a ello, el presidente de Andalucía está a la espera de los acuerdos que se lleven a cabo en caso de que no se alcance una mayoría absoluta.
— Lo llevo como la gente de esta tierra: bien. Soy consciente de la responsabilidad que asumí. Tomé una decisión porque entendía que era lo mejor.

— ¿Es mucha responsabilidad?
— No hay mayor honor que ser presidente de la Junta de Castilla y León. No hay mayor responsabilidad que dedicarte a lo que más anhelas y deseas: proteger y cuidar de la gente a la que sirves, así como generar oportunidades de futuro. Estas elecciones van de Castilla y León, las cuestiones de Casado o Sánchez son secundarias.

— ¿Cómo se puede llevar un gobierno con los enfrentamientos que el exvicepresidente Francisco Igea mostró en los debates electorales?
— Es algo que no comprendo, pero no voy a entrar en descalificaciones.

— ¿Piensa dar alguna vez el salto a Madrid, a la política nacional; o su trayectoria se acaba aquí, en Castilla y León?
— Aquí se agota mi trayectoria. No concibo la política si no es al servicio de las personas de Castilla y León. En la gestión de la Junta finaliza mi etapa de gestión pública, un hecho que puede producirse ahora o más adelante.

— Ha llegado a mencionar que “con Aznar empezó todo”. ¿Lo considera un modelo a seguir?
— Hemos tenido cuatro presidentes del PP y cada uno ha sido valioso y referente en la gestión del día a día. Tal vez mi gestión está más cerca de Juan Vicente Herrera. En lo político, Juanjo Lucas y Jesús Posada siempre me dan muy buenos consejos.

Web | Ver más artículos

Ana María Criado (Segovia, 1998). Periodista y humanista por la Universidad Carlos III de Madrid.