Preocupación en Segovia. La Guardia Civil ha tenido conocimiento de una serie de correos electrónicos que se están remitiendo a empresas de la provincia con el objetivo de extraer del destinatario información exclusiva y personal que facilite el que sea objeto de una estafa.

Por ello y, una vez conocida la noticia, la autoridad ya trabaja a contrarreloj por medio de una serie de recomendaciones ante la recepción de este tipo de mensajes fraudulentos. Entre ellas, se encuentran el evitar abrir mensajes de desconocidos, mostrar cautela a la hora de seguir llamativos enlaces o descargas de archivos adjuntos, no responder con información personal dichas notas o el de utilizar una serie de contraseñas seguras.

Una estafa que nace a través de un correo electrónico sobre el receptor haciéndose pasar por la propia Guardia Civil, pues incluso se identifican con las siglas de INTERPOL, en el que ponen de manifiesto que han tenido conocimiento de la comisión de delitos de “Pedofilia, Exhibicionismo, Ciberpornografía y Tráfico sexual”.

Una artimaña con la que tratan de llevar al destinatario del mensaje a la inseguridad y buscan generar en él una sensación de urgencia, ya que manifiestan en dichos mensajes que de no contestar al mensaje con prontitud se procederá a su detención y afirman que se le solicitará información para aclarar lo sucedido de manera urgente.

Un engaño con el que, dada la gravedad de la acusación, buscan que las posibles víctimas de esta estafa actúen de forma rápida, cegados por el miedo a una acusación errónea de unos actos que no han llevado a cabo y quieran actuar con premura con el objetivo entre ceja y ceja de que esa rapidez no los lleve a identificar la incoherencia de dicho mensaje.