La concejala de Servicios Sociales, Ana Peñalosa, charla con los responsables de la Asociación. / Kamarero
Publicidad

La asociación de Alcohólicos Rehabilitados de Segovia (ARSEG) ha celebrado este viernes el Día mundial sin alcohol promocionando la entidad y acercando su actividad a la sociedad segoviana. Con este fin, han instalado durante toda la mañana un stand en la avenida del Acueducto y participado en una charla sobre la adicción a esta sustancia en la Biblioteca Pública.

Y es que el alcoholismo afecta a centenares de personas en la provincia. “Cada año, algo más de un centenar de personas pasan por la asociación para buscar ayudar, hacer terapia y poder superar la adicción”, cuenta el presidente de ARSEG, Miguel Martín. Se trata de una ‘enfermedad’ que lastra no solo la salud de la persona adicta, sino que daña las relaciones familiares y las expectativas laborales.

La asociación cuenta con tres psicólogos que atienden cada semana a los afectados. “En torno al 30% de los que vienen a ARSEG consiguen dejar el alcohol. Hay que tener en cuenta que muchas personas tan solo acuden a nosotros un día y no tienen constancia”, explica Martín, quien avisa de que cada año más mujeres acuden a la asociación y de que existe una gran despreocupación de los jóvenes respecto al alcohol.