visitantes alcazar semana santa
El Alcázar de Segovia durante Semana Santa. / EL ADELANTADO

La normalidad está de vuelta al Alcázar de Segovia. La fortaleza recibió entre el 8 de abril, Viernes de Dolores, y el 17 de abril, Domingo de Resurrección, un total de 29.052 visitantes, un 77,5 por ciento más que en 2021, año marcado por restricciones a la movilidad y la reducción de aforos por la covid-19.

Las estadísticas arrojan datos muy similares a los registrados en fechas anteriores a la pandemia. En 2019, año de récord histórico de visitas, 36.066 personas visitaron el Alcázar. Aunque no llega a las cifras ese año, los datos de 2022 reflejan la vuelta a la normalidad una vez superada la parte dura de pandemia.

Desde el Patronato del Alcázar han recordado que la Semana Santa es uno de los momentos del año en los que la fortaleza recibe un mayor número de visitantes. Esta tendencia se repitió este 2022, con grandes diferencias respecto a las Semanas Santas de 2020 y 2021.

El Viernes Santo, con 4.732 visitantes, fue el día más concurrido, seguido de cerca por el Sábado Santo (4.533) y el Jueves Santo (3.990). El tiempo agradable y soleado vivido durante los días festivos contribuyó a que las calles de Segovia se llenasen de turistas. Desde primera hora de la mañana, miles de segovianos y visitantes se acercaron al Alcázar a disfrutar de uno de los lugares más singulares y pintorescos de la capital.

El Viernes de Dolores, 8 de abril, entraron 1.289 visitantes; el Sábado de Pasión, 2.366; el Domingo de Ramos, 2.422; el Lunes Santo, 2.355; el Martes Santo, 2.266 y el Miércoles Santo, 2.136.

El nuevo sistema de venta de entradas y control de aforos implementado por el Patronato del Alcázar permitió, en fechas especialmente complejas por la alta afluencia de público, optimizar la capacidad de acogida de visitantes del monumento y, a la vez, el confort en el interior de sus salas, mediante la distribución horaria de los accesos, que permite trasladar parte del flujo turístico desde las horas punta hacia las de menor concurrencia.

La venta de entradas a través de internet ha supuesto una herramienta de gran utilidad para la gestión de accesos al monumento. En los días de mayor afluencia, aproximadamente la mitad de las entradas se vendieron por dicho medio.