11_1-premios-alcazar
Herranz Cano recibe el diploma de manos del presidente del patronato, general Iñigo Pareja. /M.G.
Publicidad

Han sido 28 años los que Carlos Herranz Cano ha dedicado al patronato del Alcázar de Segovia como representante del Ministerio de Cultura, y el máximo órgano rector de la fortaleza eligió la celebración del Día del Alcázar con el que desde hace 35 años congrega a quienes contribuyen al enaltecimiento y al progreso del monumento para hacerle entrega de la Medalla del Alcázar en su categoría de plata.

La Sala de Reyes de la fortaleza, y la contigua Sala de la Galera a través de un circuito cerrado de TV albergaron el acto, al que asistieron una amplia representación de las autoridades e instituciones locales y provinciales.

El general Iñigo Pareja, presidente del Patronato, fue el encargado de entregar este reconocimiento a un emocionado Herranz Cano, editor de EL ADELANTADO DE SEGOVIA que en su faceta como patrono ha contribuido a que el monumento enriquezca su valor añadido y siga siendo uno de los más conocidos y visitados de España.

La junta rectora del patronato dejó patente en el acta de concesión de la medalla la labor de Herranz Cano, que a lo largo de estos años “ha aportado su conocimiento en el área medioambiental y ha destacado por su siempre incansable labor en pro de la cultura de Segovia. El patronato también entregó la Medalla del Alcázar de bronce a Asunción García Huertas, con la que este organismo reconoció el trabajo desarrollado durante 19 años en el monumento “en los que siempre destacó por su profesionalidad, su simpatía y su don de gentes”.

En el ámbito académico, el Alcázar entregó a los arqueólogos Santiago Martínez Caballero y Ricardo de Cáceres Sastre la IV Beca de Investigación ‘Vizconde de Altamira de Vivero’, en memoria de Luis Felipe de Peñalosa, patrono conservador del Alcázar desde la creación del patronato. La beca servirá para la financiación del proyecto de investigación en el que ambos expertos analizarán la ‘Evolución de la ocupación del solar del Alcázar desde la Prehistoria hasta la Edad Media.

Por su parte, el coronel alcaide de la fortaleza y director de la Academia de Artillería José María Martínez Ferrer dio lectura a la memoria anual de actividades del Alcázar, en la que puso de manifiesto los importantes hallazgos arquitectónicos y arqueológicos realizados durante los últimos 12 meses, así como los proyectos de futuro, entre los que destacó la proyectada remodelación de la Plaza de la Reina Victoria Eugenia como el más importante.

Avatares e intrigas de una prisión de Estado

Como en años anteriores, el patronato elige un prestigioso conferenciante para glosar algún aspecto relevante de la historia del monumento. En esta ocasión, la historiadora segoviana Isabel Peñalosa Esteban fue elegida para tal fin con una conferencia en la que disertó sobre la historia del Alcázar como prisión de Estado. Presentada por el Maestro Mayor del Alcázar José Miguel Merino de Cáceres, Peñalosa trazó un amplio y documentado recorrido por los avatares de la fortaleza para albergar como presos a políticos, nobles y cortesanos relacionados con las intrigas políticas de distintos momentos en la historia de España, desde el siglo XVIII hasta el primer tercio del siglo XX. El nexo común de la prisión de Estado fue la de dar cabida a los acusados de delitos de lesa majestad, atribuidos siempre a traiciones palaciegas.