ayuntamiento rp gina aguiar caso tripode
La concejala de Cultura, Gina Aguiar. / E.A

Errare humanum est”. La frase atribuida al santo y filósofo San Agustín fue ayer uno de los ejes de la intervención de la concejala de Cultura Gina Aguiar, que quiso ayer “contextualizar”, según sus propias palabras, la sentencia que tumba el contrato firmado por su concejalía. Así, reconoció el “error administrativo” cometido en la contratación, pero precisó que su departamento realiza una media de 250 contratos menores a lo largo del año “y este es el único que no se ajusta a derecho”.

Desde la concejalía trabajamos pensando que el proceso se estaba haciendo bien, pero trabajamos con personas y a veces se pueden cometer errores”, aseguró la concejala, que aseguró que el problema podría haberse resuelto “con algo tan sencillo y tan tonto como en lugar de hacer el contrato a Trípode, haberlo hecho a nombre de su director y de las otras dos personas que formaban parte de la asociación, con lo que el recurso no hubiera sido admitido por el juzgado”.

Por otra parte, señaló que no comparte el criterio de la sentencia en la que indica la necesidad de un informe previo del Secretario Municipal sobre el contrato, al considerar que no es necesario en la formalización de contratos menores, y aseguró que esta discrepancia es la que están estudiando los servicios jurídicos municipales para fundamentar un posible recurso de casación ante el Tribunal Supremo, la única vía jurídica que puede emplearse para recurrir la sentencia.

La concejala señaló que el contrato con Trípode está en fase de liquidación, y ya se ha ejecutado el 80 por ciento del proyecto, aunque existen dos facturas pendientes de pago por esta hecho; y aseguró que el futuro del festival o muestra de cine europeo “está sobre la mesa”, y tras la sentencia “tenemos que tener un tiempo para la reflexión, pero daremos respuesta para que en Segovia siga habiendo y viéndose el mejor cine europeo y a sus profesionales”.