Julián Sanz Gómez, decano del Ilustre Colegio de Abogados de Segovia.
Julián Sanz Gómez, decano del Ilustre Colegio de Abogados de Segovia.
Publicidad

PLAR DE MIGUEL

Justicia, una sola palabra pero tan grande que, ella sola, mueve el mundo. Cuando hablamos del Colegio de Abogados hablamos de la parte de la Justicia más cercana a la gente y eso, impone.

En nuestro recorrido por algunos colegios profesionales, hemos hecho una obligada parada en el Ilustre Colegio de Abogados de Segovia para conocer, de primera mano, su día a día y sus problemas. Su actual decano, Julián Sanz Gómez, de modo distendido y ameno, nos ha ayudado a conocer ese mundo, a veces un poco lejano, del que dependemos más de lo que creemos. Los problemas de la Justicia gratuita, la crisis, incluso los años de beneficio gracias a la banca, han tenido su momento en esta conversación.

— ¿Cuánto lleva como decano del Ilustre Colegio de Abogado de Segovia?
— Tomé posesión del cargo en febrero del año 2018, voy a hacer dos años. Las elecciones fueron en diciembre de 2017 y son cinco años de mandato. Las elecciones próximas serán en el año 2023 .

— ¿Con ánimo de seguir?
— No, no, no tengo ningún ánimo… luego, nunca se sabe. Durante diez años estuve de vicedecano, no tenía ninguna gana de optar al Decanato pero, las circunstancias, los compañeros, la propia junta de gobierno, te animan y al final…

— ¿Era todo como imaginaba?
— Como llevaba diez años de vicedecano no ha habido sorpresa ninguna. Además, en el año 1995, fui secretario del Colegio durante otros 5 años, con lo que conocía un poco “las tripas”. Mientras, he estado también de consejero no-decano, en el Consejo Regional de Colegios de Abogados de Castilla y León. Es decir, la abogacía institucional, la conozco.

— Tenía mucha experiencia en este asunto…
— Lo vas conociendo, y he tenido la gran suerte de que los diez años como vicedecano, estuve junto a Julio Sanz Orejudo cuando era decano (tomó posesión como tal en el año 2008), con lo cual, la complicidad ha sido muy grande, nos hemos llevado muy bien y los asuntos se dialogaban y se tomaban decisiones con independencia de que el responsable era él, no yo. Cuando tienes complicidad y estás bien…

— Y la evolución del Colegio, de su función… ha ido a mejor, a peor… Para alguien con experiencia de muchos años…
— Creo que va mejor en muchos terrenos. Tanto en nuevas tecnologías como en formación pues, en definitiva, los Colegios Profesionales estamos para aunar los esfuerzos que el abogado independiente, como somos todos los abogados que hay en Segovia porque, salvo los que trabajan en grandes empresas, que en Segovia no los hay o en sindicatos, pueden estar adscritos, desde un trabajo personal a la empresa para la que trabajan pero, los demás, somos todos autónomos y, uno a uno es muy difícil que nos regulemos , tiene que haber alguien que aúne esos esfuerzos y, se han conseguido grandes logros como el Consejo Regional, para dar facilidades desde la formación, que la estamos dando de manera continuada, hasta aplicaciones que vienen desde el Consejo General de la Abogacía y luego se derivan a los colegios.
Nada es gratis, hay que pagarlo pero, son programas informáticos muy específicos para cada uno de los Colegios. Luego tenemos la tramitación normal de un colegio profesional y, lo importante, sobre todo para los Colegios de Abogados, es que, por ley, somos la única profesión que consta en la Constitución, y nos corresponde algo tan tradicional en la abogacía como la justicia gratuita, es decir, la regulación y la designación de letrados para la justicia gratuita y el turno de oficio. Para que aquellas personas con menos recursos, puedan litigar en iguales condiciones que si esos recursos existieran.
Es precisamente este uno de los grandes trabajos que se están haciendo en los Colegios de Abogados, organizar, aunque no es fácil, este asunto. En Segovia, cada día entramos seis abogados de guardia y, hay días que esos seis abogados no dan abasto y hay que echar mano de los del día siguiente para que ayuden porque, hay declaraciones, hay centros de detención, guardia civil, policía, juzgados…

— Y las cosas, también ocurren en Riaza, por poner un ejemplo…
— Claro, en Segovia y en toda la provincia. Para Sepúlveda y para Cuellar hay designados dos abogados. Y las cosas ocurren a las cuatro de la mañana, a las diez de la noche… Creo que la regulación está bien pero, en cuanto al Ministerio, las compensaciones económicas son paupérrimas y con problemas.
Afortunadamente, a día de hoy, la ministra anterior no sigue y hay grandes esperanzas alrededor del nuevo ministro de Justicia, de que todo esto se pueda arreglar. Además, nos hemos llevado una gran alegría al conocer que el escretario de Estado de Justicia fue secretario general del Consejo de la Abogacía.

— En otras palabras, conoce de cerca el tema.
— Está súper informado, es familia del ministro de Justicia que hubo en tiempo de Felipe González, Virgilio Zapatero, un sobrino de Justino Zapatero que estuvo de fiscal aquí, en Segovia. Es una persona que sabe de lo que va el asunto, no como antes.
Lo que es “zona ministerio”, en lo que dependemos del ministerio para cobrar compensaciones porque, la Constitución nos dice que todos los que realizamos un trabajo tenemos derecho a cobrar por ese trabajo, con las matizaciones que quiera poner cada uno pero, en estos casos, la ley no dice que sea un cobro, dice que es una compensación, nos compensan por un trabajo que realizamos, el día que no quieran compensarnos, no nos compensan. Y esa es la lucha que hemos mantenido a brazo partido. Hemos hecho manifestaciones, hemos hecho de todo.
A nosotros se nos llego a deber hasta seis o siete meses, algo que no se podía soportar. Hoy, afortunadamente, solo nos deben noviembre y diciembre, con lo cual vamos ganando. Eso sí, con una serie de exigencias que no son normales pero también, como en España vamos como vamos, la Ley de Justicia Gratuita es del año 83 y, la Ley de Reforma del Código Penal es del 95… hay cosas que no son comprensibles.
El ministerio no nos quiere pagar algo que… por ejemplo, cuando un Juzgado oficia al Colegio de Abogados: “Nómbreme un abogado para “fulano” porque, aunque tiene todos los bienes del mundo, no quiere pagarse un abogado y, como está imputado… luego veremos qué ocurre” ¡Eso no lo quiere pagar el ministerio porque dice que en la Ley de Justicia Gratuita, no existe! ¡pero bueno! Nos dicen que este señor, como no ha nombrado abogado y tiene bienes, no tiene derecho a Justicia Gratuita y, tampoco lo pagan pero, si ha sido un juez quien lo ha requerido, si me niego, me puede procesar por denegación de auxilio a la Justicia. Págueme, si luego este señor no tiene derecho porque tiene bienes… ¡Vayan contra él, no contra el abogado que ha hecho su trabajo! ¡Pues no lo entienden! Por lo menos, el anterior equipo ministerial. Esperemos que a partir de ahora, sí lo hagan.
Los Colegios que están en Comunidades Autónomas y no tienen transferidas las competencias de Justicia somos 23. Castilla y León, Castilla la Mancha, Extremadura, Murcia y las Baleares, Ceuta y Melilla. Hay provincias que tienen dos Colegios Profesionales, como Toledo que tiene en Toledo y en Talavera de la Reina, por eso somos las provincias que somos pero sumamos 23 Colegios.
Como somos los “desgraciaditos”, estamos haciendo reivindicaciones y, cada semana teníamos una reunión con el Ministerio y, todo era no, no y no. ¡Llega un momento que te desespera! Hemos llegado a tener reuniones a nivel del Consejo General de la Abogacía y he participado en algunas reuniones en el Ministerio donde, por cierto, uno de los interlocutores era un antiguo juez que estuvo aquí en Segovia, quien decía “es que eso no viene en la Ley…” ¡ómo va a venir en la Ley del año 83 con una reforma del 95!

— Pero, la ley cambia con la costumbre…
— -¡Claro! pero todo era no, no, no. Y además nos exigían hacer una serie de certificaciones con las que no estábamos de acuerdo. Hemos tenido unas confrontaciones con el Ministerio que espero, y de verdad lo digo y estoy muy ilusionado en este aspecto, que terminen.
Un hombre que está de secretario de Estado y que sabe de lo que va el asunto, podemos luego pegarnos si los varemos dicen cuatro y son seis, porque los varemos son otra…Hay Comunidades Autónomas, no solo la Catalana, incluso la Navarra, País Vasco… que están cobrando, por el mismo trabajo que nosotros, tres veces más. Tiene que haber igualdad.
El último día en el Ministerio dije: ¿Dónde está la igualdad en la Constitución? Por el mismo trabajo precios diferentes. Y te replican que en determinadas regiones no se cobra como en otras. Y no te queda otra que contestar que no se cobrará igual porque el mercado es así pero, hay una legislación que establece un salario mínimo, y, a partir de ahí ¿por qué van a cobrar unos más que otros cuando el que provee de fondos es el propio Estado?

— A título particular, un abogado, como cualquier profesional, puede pedir por su trabajo lo que quiera pero, cuando depende del Estado…
— ¡Para todos igual! Las empresas pueden pagar lo que quieran pero, cuando se trata del juzgado, los fondos salen del mismo sitio, no se puede primar a unos sobre otros. Eso no es de recibo y la ley nos rige a todos por igual.

— -¿Y en Segovia?
— En Segovia, afortunadamente, todo va bien por varias razones: Como la comunicación con los colegiados es muy cercana (no es igual en el Colegio de Abogados de Madrid o colegios grandes donde hay veinte mil, o los que sean, adscritos al Turno de Oficio), en Segovia somos 120, los convoco el viernes a la una de la tarde y, no digo que vengan los 120 pero 70 u 80 sí que vienen.
Les explico lo que vamos a hacer, lo que nos pasa, y, de hecho, los problemas surgen en los Colegios donde hay mucha gente adscrita a los turnos porque, les llega la información, no de primera mano, del mensaje inicial al que le llega al último, no tiene nada que ver. Aquí no hay esos problemas.

— ¿Y la crisis? ¿cómo ha afectado la crisis a este gremio?
— Le está afectando bastante. Es como todo, si no sacas por aquí, intentas hacer otras cosas. Hacer nóminas y seguros sociales a empresas, cada uno se va buscando sus resquicios para “ir viviendo” pero sí que se ha notado.
En la abogacía hemos tenido, estos últimos años, algo muy importante que se está acabando: El tema bancario. Ha habido compañeros que han ganado mucho dinero, otros menos, otros poco, pero es como todo, hay compañeros que se dedican principalmente al asesoramiento y a la gestoría, otros están en administraciones de fincas, cada uno se expande como puede.

— El tema de la banca ha sido un colchón…
— Mucho, hemos tenido dos años o más buenos. La verdad es que hemos tenido tumbos, porque el Tribunal Supremo, hoy te decía una cosa y dentro de seis meses te decía, no lo contrario pero matizaba cosas que no habías previsto meses atrás. Ha habido muchísimos pleitos de Bankia y, eso ha sido un buen colchón para muchos compañeros.

— ¿Ahora no hay ningún mirlo blanco de esos?
— Ahora hay pero, con menos cantidad, los famosos gastos de hipoteca, clausulas suelo, acciones de Bankia, depósitos de todo tipo y su rentabilidad. Aquí, en Segovia, ha habido menos porque somos menos pero, ha habido alguna multidivisa, cuando se han hecho las hipotecas en yenes, en dólares…
Ahí, el problema que se tenían era que, en su día, la operación podía ser muy buena pero después, el cambio de moneda…
Se intentaba vender, por parte de los bancos, algo que mucha gente no comprendía. Hay que confesarlo, hay que ser economista para entender muchas cosas de fórmulas matemáticas y tal. A mucha gente le ofrecían, ¡esto es un chollo! Y, en Segovia, casi te obligaban a comprar acciones, había gente que tenía mucha amistad con el empleado del banco. Muchísimas veces eran familiares y, “pillaban” a familiares en muchas ocasiones… y, los propios empleados de banca, a ellos mismos los han “pillado” porque, de alguna manera, les obligaban a…
Y Segovia no se ha colapsado, ni el Colegio ni el Juzgado, como ha ocurrido en otras provincias, porque el Juez del Nº 1, es un jabato, tiene 30 juicios a la semana…
Luego también hemos tenido unos años, aunque todo se acaba, los concursos de acreedores, que también nos han dado…

— En los tiempos más graves de la crisis, habría muchos despidos, muchos problemas de y con empresas.
— Muchos. De forma directa o no, ha tenido relación con la propia crisis y el no cumplimiento de los contratos que se habían formulado, dar abales y no cumplirlos, todo eso ha dado una litigiosidad enorme.

— ¿El Colegio de Abogados de Segovia cuantos colegiados tiene?
— Ahora seremos unos 265 aproximadamente.

— ¿Sube o baja el número?
— No, estamos paralizados. Me refiero a residentes con despacho abierto en Segovia, porque todos los meses tenemos alguna fluctuación, no , pero unos porque se jubilan… De esos 265, unos 120 estamos en el turno de oficio, donde uno puede apuntarse, dejarlo durante un tiempo, volver…
Además ahora, con la nueva Ley de Colegios Profesionales, ya no hace falta estar inscrito en todos los Colegios para poder ejercer. Con estar en uno, ya puedes actuar en toda España. Yo he llegado a estar colegiado en Segovia y en otros tres colegios más: Valladolid, Ávila y Madrid.

— Menudo lio…
— Y pagando…. algo que ahora ya no. De todas las maneras, vamos a ver en qué acaba la ley de Colegios Profesionales porque, las directivas comunitarias son contrapuestas a las sentencias de los juzgados españoles, en el sentido de que no exigen que se tenga que estar colegiado en un colegio profesional para ejercer, y eso, desde mi punto de vista, es una barbaridad, porque los colegios profesionales gestionamos el tema de la Deontología.
El poder sancionar a profesionales que no hacen su trabajo bien o pueden engañar con relaciones turbias con el cliente, no son temas de juzgado, son profesionales, del código deontológico y, de hecho, se están sancionando fuertemente, independientemente de que la falta tenga otro tipo de sanciones judiciales pero, si no hay colegios ¿quién va a sancionar? ¿o judicializamos también las relaciones entre partes? eso es una barbaridad.

— ¿Qué necesitaría el Colegio de Abogados de Segovia para funcionar plenamente?
— Creo que el enfoque del Colegio de Abogados es justicia gratuita, porque aquí no tenemos grandes problemas entre compañeros, si alguien no acude a su guardia es por pura distracción. A veces me pregunto a mí mismo qué tengo que hacer como decano para que esto funcione mejor, y se lo pregunto a los de mi junta, y la verdad, es que tenemos los problemas que tiene todo el mundo.