Publicidad

El debate sobre las ‘fake news’ que se extienden como una plaga con las redes sociales como caldo de cultivo añade un nuevo y polémico episodio que ayer domingo  acaparó la atención de miles de personas, en esta ocasión con la vicesecretaria general del PSOE Adriana Lastra como protagonista y Segovia como escenario.

Lastra se situaba ayer como ‘trending topic’ en la red social del pájaro azul con un supuesto mensaje en el que ilustraba su mensaje “me encanta visitar Ávila” con una hermosa fotografía del Acueducto de Segovia. Como es obvio, los twitteros no dejaron pasar la oportunidad de significar este  a primera vista clamoroso error de la portavoz socialista en el Congreso de los Diputados, a la que  baquetearon de forma inmisericorde con comentarios que van desde el sarcasmo a la más despiadada crítica política.

Como es obvio, los simpatizantes socialistas salieron al paso de las críticas con mensajes en los que atribuían a la  acción de la ultraderecha este supuesto mensaje, y cuestionaban directamente su autenticidad.  A medida que avanzaba la jornada, los avezados expertos en redes sociales constataban la falsedad de este mensaje, ya que la cuenta de twitter desde la que se escribió no corresponde a la política socialista, aunque su similitud indujo inicialmente a la confusión entre los mensajes.

En un principio, desde algunos foros se justificaba esta intervención como una respuesta en tono irónico de Lastra a la respuesta de Vox Ávila al texto también publicado en Twitter por la Dirección General de Diversidad Sexual en el que se aludía a las murallas de Ávila en tono poco  respetuoso para defender la iniciativa de Correos de dedicar una emisión de sellos con motivo del Día del Orgullo Gay.

Para responder a este mensaje, los abulenses de Vox lanzaron un mensaje “en defensa de nuestro patrimonio cultural y difusión de su historia”, en la que por error colocaron un sello con el mapa de Segovia, del que posteriormente pidieron disculpas.  De este modo, algunos quisieron ver en el falso tweet de Lastra la respuesta desde el humor, lo que enervó  a los twitteros que siguen a a la formación liderada por  Santiago Abascal.

Pero no fue hasta bien entrada la tarde de ayer cuando la propia Adriana Lastra desmentía la autoría del mensaje a través de su propia cuenta de twitter @adrilastra (con l minúscula en lugar de la l mayúscula de la cuenta que emitió el polémico mensaje) con estas palabras: “Unas horas sin entrar en tuiter y me veo como TT por un fake promovido por la extrema derecha. No, el tuit no es mío, es un fake. Ya empiezo a acostumbrarme a los ataques de esta gentuza, y eso me preocupa. Me preocupa normalizar los ataques selectivos que sufrimos”.