Juan de Vera, caracterizado como Fede y Lucía Jiménez, como Irene Eguía. / Manuel Fiesta
Publicidad

La octava temporada de ‘Amar es para siempre’, la popular serie de las sobremesas de Antena 3, llega hoy lunes, día 16, a las pantallas de las emisiones de televisión en abierto. En esta nueva entrega enmarcada en el año 77, etapa inicial de la transición a la democracia en España, cobran protagonismo dos actores segovianos, Lucía Jiménez y Juan de Vera Martín.

‘Amar es para siempre’ supera los 1.600 capítulos y tiene una audiencia fiel en una franja horaria que muchos espectadores identifican con el género telenovela pero conscientes de que esta es la serie diaria más vista de la televisión con más de 1,3 millones de espectadores (12,1%) de media en la anterior temporada.

Los nuevos capítulos comienzan contextualizando los acontecimientos históricos de septiembre de 1976 con la llegada de una nueva familia, los Ordóñez, conocidos por ser enemigos directos de la familia De la Vega. El personaje de Julia Eguía, encarnado por Beatriz Argüello, se posiciona como protagonista de esta nueva entrega. Es la esposa de Armando Ordóñez, una mujer con un pensamiento muy adelantado a su época que va a dar un giro a su vida con la ayuda de su hermana, Irene Eguía, personaje que interpreta Lucía Jiménez.

En esta temporada, además, nace Onda Libertad, una emisora moderna creada por tres jóvenes revolucionarios: Mateo (Raúl Ferrando), Fede (Juan de Vera) y Marina (Alba Gutiérrez), que rompe con los esquemas de expresión instaurados en la dictadura.

El segoviano Juan de Vera interpreta a Federico Puentes ‘Fede’, el mejor amigo del hijo de los Ordóñez, Mateo. Su personaje es un chico de barrio obrero que, sin darse cuenta, es el prototipo de la nueva generación que se gestaba en la España de esa época.

Pero De Vera, actor de la quinta promoción de la Joven Compañía Nacional de Teatro Clásico, tiene ya una trayectoria en teatro y forma parte del montaje que del clásico de Calderón de la Barca ‘La vida es sueño’ ha estrenado el pasado fin de semana la Compañía Nacional de Teatro Clásico (CNTC) en la sala Tirso de Molina del Teatro de la Comedia de Madrid, donde permanecerá en escena hasta el 20 de octubre.

El joven actor segoviano actúa de nuevo en el Teatro de la Comedia después de dejar muy buena impresión en su debut en mayo del año pasado con ‘El desdén con el desdén’, de Agustín Moreto.

En esta ocasión, la hasta ahora responsable de la CNTC, Helena Pimenta, ha dirigido una versión de ‘La vida es sueño’ del dramaturgo Juan Mayorga antes de pasar el testigo a Lluís Homar.

Pimenta afirma que ha elegido este título para despedirse “con el objetivo de entregar este enorme tesoro de la dramaturgia universal a los componentes de la Joven Compañía Nacional de Teatro Clásico para que se lo apropien desde la escena con rigor, respeto y osadía”.

La directora de escena asegura que este elenco de actores de La Joven está “lleno de talento y entusiasmo” y recuerda que Calderón no deja de hacernos preguntas acerca de la libertad, de la crueldad que rodea al ser humano, de la capacidad de éste para sobrevivir y para vencerse a sí mismo: “Verso a verso, impulsados por palabras y frases de una brillantez extraordinaria, vamos reconociendo con perplejidad aspectos de la condición humana. ¿Sueño, realidad o teatro?”.