El lema de la marcha de 2012 ha vuelto a cobrar sentido este año. / E. A.

Este primer domingo de mayo, Día de la Madre, está siendo un día raro para muchas familias que no han podido celebrarlo como quisieran, como ya pasó el Día del Padre en marzo. Sin embargo, no han faltado ‘achuchones’ virtuales o por teléfono o videollamada.

Algunos colectivos han querido hacer algo especial en esta jornada y, por ejemplo, desde la organización de la Marcha de Mujeres de Segovia, aunque debido a la crisis sanitaria este año no podrá celebrar este evento multitudinario el día 13, como había previsto, ha querido dedicar este día a animar y animarse invitando a las participantes a ponerse la camiseta de la edición de la marcha que más les guste y desde casa o paseando, respetando las medidas de seguridad, seguir conectadas.

Animaban también a hacerse fotografías para compartir luego en redes sociales esas imágenes de abuelas, madres, hijas, nietas para disfrutar “todas en general de nuestro momento, ahora que no vamos a celebrarlo como todos los años, echándolo de menos y valorando aún más la Marcha”.

Han recordado también desde este colectivo que en 2012 la marcha estuvo dedicada a quienes cuidan de la salud desde la medicina y la enfermería pero también auxiliares de enfermería, celadoras y celadores, cuidadores en general y familiares de personas que requieren cuidados especiales. Por ese motivo, este año en el que esos profesionales están haciendo un sobreesfuerzo para seguir cuidando a la ciudadanía han vuelto a hacer uso del lema de hace ocho años: ‘Latidos compartidos’.

Lechazo para el hospital

Precisamente, el Consejo Regulador de la IGP del Lechazo de Castilla y León, además de felicitar públicamente “a todas las madres en su día” ha anunciado que aportaba su “granito de solidaridad”, donando lechazos de esta indicación geográfica protegida para la comida de enfermos y personal sanitario del Hospital de Segovia.