De izquierda a derecha, el alcalde de San Cristóbal Óscar Moral, junto al consejero de Fomento y el ministro de Transportes que descubren el hito conmemorativo. / KAMARERO
Publicidad

El ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma), José Luis Ábalos, celebró ayer  la puesta en servicio del último tramo de las obras de desdoblamiento de la SG-20, consciente de la importancia que tiene esta carretera transformada en autovía y de la paciencia que han tenido los segovianos con su desarrollo. “Este es un acto muy importante porque ¡por fin completamos la autovía de circunvalación de Segovia!” dijo el ministro tras descubrir un hito con la fecha de la puesta en funcionamiento de la obra culminada (27 de julio de 2020). La expresión de Ábalos era compartida por muchos de los asistentes al acto y refleja también el sentir de muchos segovianos que han soportado los inconvenientes de los trabajos y una espera de casi cuatro años para poder contar con una infraestructura que esperan mejore su seguridad, comodidad y movilidad, y también ayude al desarrollo económico y a la recuperación tras la pandemia, tal y como señalaron en sus discursos tanto el ministro José Luis Ábalos como del consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones.

Al acto de inauguración celebrado a media mañana junto a la nueva pasarela creada en rotonda de San Cristóbal asistió el delegado del Gobierno en la comunidad, Javier Izquierdo, así como todas las autoridades locales y provinciales y numerosos parlamentarios nacionales y regionales. Se dio protagonismo en el protocolo a los alcaldes de San Cristóbal de Segovia, Óscar Moral, y de La Lastrilla, Vicente Calle.

En todo caso hay que reseñar que mientras las máximas autoridades se congratulaban por la apertura de la vía, aún había conos de tráfico impidiendo el uso de carriles y los trabajos de retirada de estos elementos continuaban a media tarde de este lunes.

Vicisitudes

El ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma), José Luis Ábalos,  afirmó ayer que la nueva autovía de circunvalación SG-20 representa “muchos de los objetivos por los que trabajamos en el Ministerio: crear oportunidades y mejorar la conectividad y movilidad de nuestras ciudadanas y ciudadanos”.

Esta puesta en servicio del ‘subtramo A’, que unido al que se puso en funcionamiento en octubre de 2019, completa la duplicación de los 15,5 km que en total comprende la circunvalación segoviana con una inversión de casi 55 millones de euros, según explicó el ministro. Esta ha sido una “obra compleja —dijo—, que cuenta con cuatro enlaces, tres viaductos, cuatro pasos superiores, que ha sufrido muchas vicisitudes y retrasos, pero que era muy demandada”.

Para el responsable de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, esta circunvalación responde no sólo a la funcionalidad del largo recorrido, pues mejora la conexión con todas las vías principales del entorno, sino que beneficia la movilidad en el ámbito metropolitano de Segovia, al reducirse los tiempos de viaje y aumentar la comodidad y la seguridad de los muchos desplazamientos del día a día de los ciudadanos segovianos. Además, de beneficiar, a su juicio, al tejido productivo y a las empresas locales.

“Hoy ponemos en servicio —declaró ayer Ábalos— una infraestructura moderna, de alta prestaciones, de alta calidad constructiva, ejecutada con  mucho cuidado ambiental; una obra que va a beneficiar a los segovianos y que no ha estado exenta de complicaciones”.

 Asuntos pendientes

Otra de las prioridades, en su opinión, es la apuesta decidida por la seguridad y la conservación de la red de carreteras como apuesta por “la valorización de lo público”. De ahí que, según expresó, en 2019 se ha aumentado la inversión en conservación en carreteras un 43% en Segovia. Sin embargo, por los proyectos en espera de ejecución pasó de puntillas. El ministro  asegura que en el Ejecutivo son bien conocedores de cuestiones pendientes  como la variante de San Rafael, la mejora de la conexión con la estación del AVE, la conexión con el Polígono de Hontoria, la rehabilitación del Cervantes y los servicios ferroviarios, pero se limitó a decir que “en muchos de estos temas estamos avanzando”. José Luis Ábalos remarcó que en los dos años que al frente del Ministerio, la inversión ejecutada ha sido de 212 millones de euros, siete veces más de lo que se invirtió entre 2016 y 2017”. Dicho esto, el político socialista no quiso entrar en batallas de cifras porque proyectos, como el que ayer se daba por culminado, corresponden a muchos gobiernos y entiende que se debe mantener este compromiso conjunto en la ejecución de las obras. Así se notaba en las muestras de agradecimiento, respeto y elogio que se dedicaron el ministro de Transportes y el consejero de Fomento de Castilla y León.

En su intervención, el ministro Ábalos también mencionó los retos específicos para Castilla y León y para Segovia, como la despoblación, la dispersión, el envejecimiento de algunas zonas, la necesidad de asentar la actividad económica y hacerla competitiva, y la de aumentar las oportunidades para los jóvenes. 

Corredor hacia el Norte

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, sostiene que  el desdoblamiento de la SG-20 va a poner en valor la autovía autonómica 601, como corredor desde Madrid hacia el norte por Valladolid. Suárez Quiñones aseguró que este corredor estaba infrautilizado pero, con la SG-20 dotada de doble carril en cada sentido de circulación, ganará tráfico, y por efecto dominó se podrán descongestionar otras vías que preocupan a los responsables de Tráfico y Transportes como la A62 hasta Tordesillas, y la A6, por la presión que soportan. Según el consejero de Fomento la obra ayer puesta en funcionamientos marca un antes y un después para Segovia, para Castilla y León y para el norte de España”.

 

Mejora en los tiempos de recorrido y la seguridad

La orografía del terreno donde se ha intervenido y la necesidad de mantener el tráfico mientras se trabajaba han marcado la ejecución

La conversión de la SG-20 en autovía se dividió en dos tramos: el tramo B, de 7,1 km de longitud y ya en servicio desde octubre de 2019, y el tramo A, de 8,4 km de longitud, que se ha puesto este lunes 27 de julio en servicio. Este último discurre entre la conexión con la autovía A-601 de la Junta de Castilla y León y las inmediaciones del enlace con la carretera de La Granja (CL-601), y cuenta con 4 enlaces con vías de su entorno.

Esta actuación implica una mejora de los tiempos de recorrido y la seguridad vial para el tráfico de paso en el entorno de Segovia, y además permite recorrer el itinerario Madrid-Segovia-Valladolid enteramente a través de vías de alta capacidad, por medio de la A-6/AP-6 (entre Madrid y San Rafael), AP-61 (entre San Rafael y Segovia) y la A-601 (entre Segovia y Valladolid), según ha destacado el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana

Una obra singular y compleja

El responsable de la dirección técnica de la obra ayer inaugurada, Enrique Arredondo, explicó que  esta ha sido una intervención “singular” que ha tenido especiales complejidad dado que se ha estado ejecutando y a la vez dando servicio de tráfico por la vía, lo que ha obligado a programar desvíos.  La orografía del terreno también ha complicado la obra, ya que se han tenido que utilizar explosivos en zonas próximas a la carretera que mantenía el tráfico.

El tramo A, con una longitud de 8,4 km, discurre por los términos municipales de Segovia, Bernuy de Porreros, La Lastrilla y San Cristóbal de Segovia. La sección consta de dos calzadas, de 7 m cada una, arcenes exteriores de 2,50 metros e interiores de 1 metro.

El tramo incluye ocho pasos inferiores, cuatro pasos superiores y cuatro viaductos, entre los que destaca un nuevo viaducto paralelo al de la calzada existente que permite el paso sobre el río Eresma. Se trata de una estructura singular tipo arco inferior, con una luz principal de 99,50 metros