Los operarios trabajan este jueves en el socavón abierto en la plaza de Aurelio Hernández. / Kamarero
Publicidad

El Ejecutivo municipal ha dado cuenta este jueves, en Junta de Gobierno, del dictamen de Alcaldía por el que se declara la emergencia de las obras para la recuperación del régimen hidráulico y la capacidad estructural en la bóveda del Clamores a su paso por el Polígono de San Millán. Un decreto que se une al informado la semana pasada con el mismo propósito para la reconstrucción de la galería y restitución de pavimentos en la plaza Aurelio Hernández, después de que la enorme tormenta del pasado 26 de agosto provocase la apertura de un socavón en esta zona del barrio de San Millán y dañase la estructura por la que fluye el Clamores.

En consecuencia, y para afrontar las dos intervenciones valoradas por los técnicos municipales, la Junta de Gobierno municipal se ha visto obligada a aprobar dos modificaciones presupuestarias por transferencia de crédito por una cuantía de 400.875,79 euros.

La primera de ellas, por importe de 195.875,09 euros, para responder a la urgencia por el hundimiento de la bóveda del río en la plaza Aurelio Martín; y la segunda, por valor de 205.000 euros, para llevar a cabo los trabajos necesarios para reparar la parte afectada de la canalización del Clamores –actuaciones puntuales requeridas a lo largo de 400 metros–.

Ambas actuaciones han comenzado ya. “Las obras han avanzado muy bien hasta el momento en el que las inclemencias meteorológicas han frenado el proceso, como es lógico. Son unas circunstancias muy especiales las que se viven ahí dentro. El concejal de Obras, Miguel Merino, que ha hecho el recorrido de inspección confirma que se trabaja en unas condiciones que nos son fáciles. En cualquier caso, va todo bien según lo previsto pero queda un tiempo. Se espera que antes de final de año acabe la primera intervención y seguimos trabajando”, ha explicado la alcaldesa Clara Luquero.

La edil también ha informado de que el Ayuntamiento ha tramitado ya la solicitud de ayudas al Ministerio de Fomento para tratar de reducir el impacto de estas actuaciones para las arcas municipales. “Suponemos que la subvención puede llegar hasta la mitad del importe, pero no sabemos cuando se resolverá”, ha dicho.