Publicidad

El uso de la mascarilla y la distancia interpersonal de 1,5 metros serán obligatorio en Castilla y León, desde este sábado, en vías públicas, al aire libre y en espacios cerrados de uso público, según se ha acordado este jueves en la reunión del Consejo de Gobierno,  tal y como había avanzado El Adelantado de Segovia.

Esta decisión se publicará hoy viernes en el Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl) y entrará en vigor a las 00.00 horas del 18 de julio, según comunicó la consejera de Sanidad, Verónica Casado en rueda de prensa ofrecida ayer en Valladolid.

Verónica Casado explicó que “la mayor parte de las comunidades” han impuesto el uso obligatorio de las mascarillas por lo que la Junta ha considerado “oportuno” modificar el plan de medidas para la prevención del Covid-19 para implantar esta exigencia en Castilla y León, ya que  “el coronavirus sigue con nosotros”. La Junta entiende que el incremento actual de la movilidad de personas en época estival, la aparición de determinados brotes epidemiológicos y el incremento de casos positivos en personas asintomáticas, hace necesario “reforzar las condiciones y régimen de uso del medio de protección más eficaz y sencillo del que se dispone en estos momentos: la mascarilla”.

Según la modificación aprobada, incluso manteniendo la distancia de seguridad, la mascarilla será obligatoria para todas personas mayores de 6 años tanto en la vía pública, en los espacios al aire libre como espacios cerrados de uso público cuando en ese espacio se concentren personas no convivientes. Asimismo, será obligatorio en el transporte público y privado, excepto cuando los ocupantes sean todos convivientes, y en el caso de las motocicletas y ciclomotores deberán llevar mascarilla o casco integral.

La consejera de Sanidad insiste en que se debe hacer un “uso correcto” de la prenda de protección, que debe cubrir desde la nariz hasta la barbilla, incluida, y  no debe estar provista de válvula exhalatoria, salvo en los usos profesionales para los pueda estar recomendada.

De acuerdo con la normativa nacional fijada en el Real Decreto-ley 21/2020 de 9 de junio aquellos que no hagan uso de la misma serán sancionados con multas de hasta 100 euros. Casado precisó ayer que se podrá estar sin mascarilla cuando se consuman alimentos y bebidas; durante la práctica de actividad física; en espacios de la naturaleza o al aire libre, fuera de los núcleos de población; y en piscinas, siempre que se mantenga la distancia interpersonal.

En cualquier otra situación en la que el Plan haga referencia al uso o utilización de mascarilla en defecto de la posibilidad de mantener la distancia de seguridad de 1,5 metros, resulta ahora de obligado cumplimiento ambas medidas en todo caso: es decir, mantenimiento de distancia de seguridad y uso de mascarilla.

 Ni cachimba, ni pipa compartida

También se ha prohibido el uso compartido de dispositivos de inhalación de tabaco, de cachimbas o pipas de agua en cualquier establecimiento de hostelería o de ocio.

Estas medidas se complementarán con la realización de la higiene de manos de forma correcta y frecuente y con el mantenimiento de la higiene respiratoria, como señalan fuentes del Gobierno regional.

Por otro lado, la consejera de Sanidad se refirió a la reunión del Consejo Interterritorial de Salud celebrado este miércoles donde se ha abordado la protección de los temporeros “ya que hay un importante número de nuevos casos vinculados a la actividad agraria y ganadera”. Por ello, y porque la recogida de frutas, verduras y hortalizas “es una actividad esencial” en España, como ha reconocido Casado, se necesitan “mediadas concretas” para poder realizar la trazabilidad de los casos, por lo que ha pedido la implicación de los ayuntamientos.

Desde la Junta se impone el uso continuo de la mascarilla y mantener la distancia de seguridad, y si la persona empleadora de los temporeros es la responsable de facilitarles el alojamiento deberá contar con medidas higiénicas básicas, agua caliente y frío, aseo, y dependencias que permitan el aislamiento de posibles casos sospechosos.

Asimismo, estos trabajadores deben evitar el uso de equipos y dispositivos que hayan sido usados en la jornada de trabajo por otro empleado, salvo que estén desinfectados, además de que se recomienda lavado de manos y el uso de hidroalcoholes.

Cuando trabajen más de 10 personas han de crearse cuadrillas estables y evitar el intercambio de trabajadores entre las cuadrillas, además de que deberán usar mascarilla y mantener la distancia de seguridad. 

Piden control policial en el brote con trabajadores de Chatún

La Junta de Castilla y León ha recurrido a la Justicia para que haya un control policial de los 22 contagiados del brote de Valladolid, que implica a trabajadores que van a Chatún, para que cumplan con el debido aislamiento en sus domicilios.

Así lo han detallado este jueves en rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno el vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, y la consejera de Sanidad, Verónica Casado, tras las “dudas” de que esos 22 contagiados, en el barrio de las Delicias en Valladolid, algunos trabajadores de una empresa hortofrutícola de Chatún, cumplan con las medidas de aislamiento y confinamiento.

Se trata de una petición presentada al Juzgado para que se cumpla el confinamiento domiciliario, que se tiene que plantear persona por persona, ha explicado Igea, y aunque la Comunidad está a la espera de que el juzgado decida, ya que ha pedido más documentación, ya hay vigilancia policial para evitar que los contagiados no cumplan con ese confinamiento.

El juzgado ha pedido información sobre los test moleculares realizados relacionados con ese brote, en el que hay otros 49 contactos en seguimiento, y sobre los informes médicos sobre si se estiman procedentes las medidas sanitarias urgentes adoptadas.

La consejera de Sanidad apela a la responsabilidad de los ciudadanos para que cumplan con la cuarentena cuando así se requiera.