Personal del CRAS, atendiendo a un ave. / Guillermo Herrero
Personal del CRAS, atendiendo a un ave. / Guillermo Herrero
Publicidad

El Centro de Recuperación de Animales Silvestres de Segovia (CRAS) ‘Los Lavaderos’, dependiente del Servicio Territorial de Medio Ambiente de la Junta en la provincia, consiguió a lo largo del año pasado recuperar y liberar a un total de 232 animales de los 370 que llegaron heridos a sus instalaciones, lo que representa un 63 % del total de ejemplares ingresados y un índice de éxito en su reintegración a la vida en libertad que sitúa al centro de Segovia entre los mejores de estas características en España. Así se reveló durante la visita que ha realizado esta semana el delegado territorial de la Junta, Javier López -Escobar a sus instalaciones.

El objetivo primordial del CRAS es la curación de fauna silvestre que ingresa con diferentes patologías, para reintegrarla en el menor plazo posible y en óptimas condiciones al medio natural más adecuado para el desarrollo de su vida en libertad. Las instalaciones están atendidas los 365 días del año, para prestar atención primaria, diagnóstico y tratamiento a los animales que llegan heridos. Una vez curados, se lleva a cabo su rehabilitación, musculación y chequeo para comprobar que han superado el proceso traumático, postoperatorio y de cuidados intensivos y valorar su capacidad para la supervivencia en el medio. Los técnicos del CRAS realizan las sueltas de animales de forma habitual, como culminación del proceso de curación de los ejemplares ingresados.

A lo largo de 2017, un total de 475 animales de distintas especies ingresaron en el centro. De esta cifra, 105 ejemplares llegaron ya cadáver. De los 370 que ingresaron vivos, 232, el 63 %, fueron recuperados y liberados para reintegrarlos a su hábitat. El grupo más numeroso de los animales que ingresaron en el CRAS ha sido, como es habitual, el de aves (83 %), y dentro del grupo de las aves, las rapaces sobresalen entre las demás, con un total de 214 individuos. A las aves, les siguen los mamíferos, de los que llegaron al centro 50 ejemplares; los peces, con 14 truchas decomisadas por los agentes medioambientales; y los reptiles y anfibios, con 3.

Las causas de ingreso más frecuentes han sido los traumatismos en pollos que han caído del nido (154), seguidos de los producidos por atropellos (88), los casos de debilidad, desnutrición o deshidratación (34) y los derivados de colisiones con tendidos eléctricos (33).

Los meses en los que la afluencia de ejemplares resultó mayor fueron julio, cuando llegaron 123; seguido de junio, con 86 ingresos; y el mes de agosto, con 58. Diciembre, con 14 entradas, fue el mes de 2017 con menos llegadas.

Los agentes medioambientales y los celadores de medio ambiente son los colaboradores más habituales del CRAS, pues son los que trasladan hasta allí a la mayoría de los animales que se reciben. También entregan animales la Guardia Civil, la Policía Local de Segovia y particulares.