Los parlamentarios populares registran las preguntas y la PNL en el Congreso. / El Adelantado

Los diputados del grupo parlamentario popular en el Congreso de las circunscripciones de Ávila, Segovia, Soria y Zamora han denunciado la decisión del Ministerio de Interior de cerrar las salas del 091 en las Comisarías de dichas provincias, como han denunciado sindicatos de policía.

En la actualidad, las citadas comisarías cuentan con salas del 091 que funcionan las 24 horas al día, los 365 días al año, atendiendo a más de 210.000 habitantes al año. En ellas, trabajan abnegados funcionarios con amplia experiencia y conocimiento de estas ciudades, de sus barrios, calles, rincones y lugares conflictivos.

Por ello, el diputado por Segovia, Jesús Postigo, junto con otros diputados, Ana Vázquez Blanco, portavoz de Interior; Alicia García Rodríguez (Ávila); Tomás Cabezón (Soria); y Elvira Velasco (Zamora); rechaza la decisión del Ministerio de Interior de cerrar estas salas en las cuatro capitales de Castilla y León.

Por esta razón, han registrado una batería de preguntas escritas y una Proposición no de Ley por la que se insta al Gobierno a mantener las Salas del 091 de la Policía Nacional en las Comisarías de Ávila, Segovia, Soria y Zamora, y a aumentar los medios humanos y materiales con los que cuentan dichas Comisarías provinciales.

El cierre de estas salas del 091 en Ávila, Segovia, Soria y Zamora, y su traslado a Valladolid, mermaría –dicen– de manera notable la eficacia de este servicio perjudicando la seguridad en ellas, debido a la cercanía y al conocimiento que deben tener los agentes de la zona de influencia, siendo este un servicio que requiere de proximidad para que el tiempo de reacción sea lo más rápido posible, con un conocimiento exacto de cada rincón de la ciudad.

Déficit de agentes

Asimismo, los parlamentarios populares denuncian que las Comisarías de Policía Nacional de Ávila, Segovia, Soria y Zamora cuentan con un déficit estimado de 38, 41, 34 y 36 agentes, respectivamente, y ven necesario y urgente cubrir el total de esas plantillas.

Estas salas son el órgano de coordinación operativa por excelencia, como servicio más próximo al ciudadano, recibiendo los avisos y distribuyendo los efectivos policiales, estando dotadas de avanzados equipos de comunicación y medios técnicos para afrontar con eficacia las situaciones de emergencia.

En el área de telefonía, los agentes atienden las llamadas, recogen los datos precisos y activan de forma telemática los recursos necesarios para resolver la incidencia. El tiempo medio de espera de las personas que solicitan el auxilio policial a través del 091 hasta que su llamada es atendida se sitúa en torno a los 6 segundos. Y la zona de radio es la que recibe la información del suceso a través de los operadores y se encarga de contactar con las patrullas más próximas al lugar donde se requiere la presencia de agentes con el objetivo de disminuir los tiempos de respuesta policial.

La Delegación del Gobierno defiende que no supondrá cambios

La Delegación del Gobierno en Castilla y León ha emitido un comunicado para defender que la medida que afecta a las salas del 091 de no supondrá ningún cambio en los servicios que se prestan a los ciudadanos en las comisarías.

“Las salas del 091 de todo el país, incluidas las de Castilla y León, se encuentran en pleno proceso de reestructuración con el fin de conseguir una mayor eficacia y rapidez de respuesta en las intervenciones de la Policía Nacional. Esta reestructuración responde a la implementación de Centros Inteligentes de Mando, Atención, Comunicación y Control dentro del Plan Estratégico de la Policía Nacional para el periodo 2017-2021, aprobado por el Ministerio de Interior en 2016”, asegura.

“El Plan contempla la ‘Transformación de las salas 091 en Centros Inteligentes’ que permiten prestar un mejor servicio a pie de calle. En ningún caso esta reestructuración supone una disminución del número de funcionarios que prestan servicio en cada comisaría, no sufriendo merma alguna el número de indicativos que prestaran servicio al ciudadano, al centralizarse la recepción de llamadas en una sola oficina”, defiende la Delegación.