Publicidad

El Complejo Asistencial de Segovia es uno de los cuatro centros hospitalarios de Castilla y León que han frenado el aumento general de la lista de espera quirúrgica en la Comunidad en el último trimestre de 2019, y se mantiene prácticamente igual que hace un año en cuanto al número de pacientes pendientes de ser sometidos a una operación.

El año 2019 se ha cerrado con 1.451 pacientes del Hospital General pendientes de una intervención quirúrgica, con un tiempo medio de espera de 60 días. Este registro provincial incluye a 43 personas que han rechazado la propuesta de intervención en un centro alternativo y “cuya espera es motivada por su libre elección” según etiqueta la Gerencia Regional de Salud. Hay otros 188 clasificados como ‘transitoriamente no programables’. Así se refiere Sanidad de Castilla y León a “pacientes en espera médica por motivos clínicos que contraindican o no aconsejan temporalmente la intervención” y también a aquellos que han solicitado el aplazamiento de la intervención por motivos personales o laborales.

lista estructural

El grupo más numeroso y al que venía haciendo referencia exclusivamente la Consejería de Sanidad en los balances generales hasta hace un año, es el de ‘pacientes en espera estructural’ que es la que se refiere a quienes sufren retrasos achacables directamente a la organización, programación y recursos de los centros hospitalarios. El Complejo Hospitalario de Segovia tiene en este registro a 1.220 personas a fecha de 31 de diciembre de 2019, mientras que 2018 se cerró con una más (1.221). Por el contrario, el tiempo de espera ha subido en un año de una demora media de 48 días a 53 días.

Solo otros tres hospitales de los 14 centros hospitalarios de Castilla y León reducen sus listas. Concretamente bajan el Complejo de Ávila (un 5,43 por ciento, de 865 a 818 pacientes); el de Palencia, que recorta un 2,08 por ciento (pasa de 816 a 799); y el de Soria (baja un 10,15, de 758 a 681 pacientes).

En cuanto a las subidas, el que mayor porcentaje de incremento registra es el de Medina del Campo, con un 91,7 por ciento (pasa de 351 a 673 pacientes), seguido del de León, que sube un 65,8 al incrementar su lista de espera en 1.902 pacientes (de 2.891 a 4.793); y el de Burgos, que aumenta en un 56,2 por ciento (pasa de 2.895 a 4.522 pacientes).

Las especialidades que en el hospital segoviano acumulan más enfermos pendientes de una intervención son traumatología (406), cirugía general y aparato digestivo (283) y oftalmología (251). Curiosamente, dermatología que tiene la lista más reducida, con cuatro personas a la espera, alcanza una de las demoras más prolongadas con 62 días de retraso, solo superada por los 66 días que soportan los pacientes de traumatología.

La Gerencia Regional de Salud ha hecho público el balance provisional al cierre de 2019 de las listas de espera quirúrgicas y, por primera vez, también ha incluido los datos de consultas externas y de pruebas diagnósticas en los servicios asistenciales de Sacyl.

Al cierre del año pasado había 6.599 usuarios en espera para poder acudir a la primera consulta externa en el Complejo Asistencial de Segovia; en el 86 por ciento de los casos la espera es atribuible a la organización del centro sanitario. La demora media en este ámbito en Segovia es de 43 días y en el conjunto de la red Sacyl, 66 días.

La información sobre pruebas diagnósticas indica que en Segovia hay pendientes de realización 915 pruebas diagnósticas (58 TAC, 121 resonancias magnéticas, 609 ecografías y 123 mamografías), que se reparten entre espera estructural, aplazamientos voluntarios y aplazamientos clínicos.

También otros 613 pacientes están pendientes de asignación de cita para una primera técnica diagnóstica.

Quirófanos y profesionales

La lista de espera quirúrgica estructural en Castilla y León ha subido en 6.739 personas en 2019, hasta las 29.263 personas, lo que supone un 29,91 por ciento más que el año anterior, mientras que la demora media se ha incrementado hasta los 94 días, 29 más que en 2018.

Así lo ponen de manifiesto los datos presentados en rueda de prensa en Valladolid por el gerente de Sacyl, Manuel Mitadiel, quien ha atribuido la subida a cierta disminución de la actividad, cuyas causas se verán cuando se cuente con informes cerrados a finales de este mes; problemas de carácter estructural como la falta de quirófanos en algunos casos, de anestesistas en otros o la realización de procesos más complejos, entre otros, según informa Europa Press.

Manuel Mitadiel ha señalado que el objetivo prioritario para este año será, más que el número de pacientes en espera, sus demoras, algo “básico”. Para ello, ha adelantado que se mejorará la utilización de los recursos porque hay una posibilidad “grande” de mejora y ha concretado que hay que “hacer frente a dos cuellos de botella” como son la falta de profesionales, mediante su captación, y la falta de quirófanos, algo más complejo, aunque en algunos casos tendrá solución como la puesta en marcha de un mayor número en Salamanca o su utilización por las tardes en otros casos.

En este contexto, Mitadiel considera que 2019 ha sido un “año perdido”, pero hasta que no se cuente con los datos de actividad no se podrá hacer un análisis “serio” de lo que ha ocurrido con las listas de espera en cada hospital.