el espinar concentracion yedra violencia machista
Concentración organizada por Yedra el pasado verano en El Espinar. / E.R.

El colectivo feminista Yedra de El Espinar organizó en la tarde del pasado martes un pequeño acto de urgencia para protestas contra las víctimas de violencia machista de las últimas semanas. “Aunque no hemos sido much@s, hemos podido hacer un pequeño homenaje a las víctimas de violencia de estos últimos días y decir basta ya”, explican desde Yedra.

Como en otras ocasiones, una de las voluntarias leyó un manifiesto de apoyo a las víctimas y de queja contra las instituciones. “Basta ya de negar las agresiones de tipo machista. Basta de partidos que no ven necesario un pacto de Estado y una leyes específicas y endurecimiento de las condenas. Basta ya de no tratar y contabilizar a los menores, también son víctimas. Y en ocasiones ven morir a su madre a manos de su padre. Ellos también son víctimas de violencia machista”, rezaba el manifiesto.

En las últimas semanas, mujeres desde 28 a 52 años han perdido la vida víctimas de este tipo de violencia, dejando niños huérfanos en varios casos. “Estamos aquí para mostrar nuestra más absoluta repulsa y rechazo hacia la violencia machista, hacia los maltratadores y hacia los partidos que niegan su existencia, que presentan mociones para derogar la Ley de Violencia de Género. Ley que protege a las mujeres víctimas de esta violencia, que esta semana ha asesinado a cinco mujeres y al hijo menor de una de ellas, que en lo que va de año son ya 14 y 1.094, desde que hay registros”, explicaron desde el colectivo.

Este grupo espinariego, que cada día suma nuevos voluntarios (mujeres y hombres) comprometidos con la causa, no cesa en su convencimiento de que estos pequeños actos son imprescindibles. “Hay que decir basta, no podemos mirar para otro lado, ni mucho menos normalizarlo. Están asesinando a mujeres inocentes solo por ser mujer, porque sus asesinos deciden sobre sus vidas como si fuesen sus dueños, o para mí o para nadie. No nací mujer para morir por serlo”, concluyó un acto que cumplió con todas las normas sanitarias y distancias de seguridad.