Ya se van los gabarreros

L os vecinos de El Espinar despidieron ayer a los gabarreros, con la conclusión de una fiesta que aspira a ser declarada de interés turístico nacional. Ayer fueron homenajeados los verdaderos protagonistas de este evento, tres viejos gabarreros que pasaron muchos años de su vida del monte al pueblo y del pueblo al monte, cargando leña para su familia o para la venta. El municipio agradeció ayer en la plaza de la Constitución el trabajo por el monte de Andrés Pastor (79 años), Emilio García (84 años) y Constantino Esteban (88 años), tres gabarreros de “toda la vida”, que recibieron un merecido reconocimiento a su esforzada vida de trabajo en el pinar. Este año, la Fiesta les nombró Gabarreros de Honor. Cada uno de ellos dispondrá de un pino en el pinar que ya ha sido “indultado” de por vida.

Andrés y Emilio recordaban ayer con añoranza los años pasados en el pinar, “los buenos y los malos momentos”, “porque también se sufrían los rigores del frío intenso o del calor; cayera lo que cayera no podíamos dejar de subir al monte para conseguir la leña, el sustento de la familia”.

Estos gabarreros podían hacer cada día unos 26 kilómetros, entre el monte y el pueblo, dirigiendo a los bueyes y mulos, cargados de madera. Andrés se acordaba ayer de que cuando empezó a trabajar en el monte, el precio de la leña era de 25 céntimos por kilo.

Por otro lado, la fiesta transcurrió con las actividades previstas, en la jornada de ayer en El Espinar, con miles de visitantes que disfrutaron de un días muy soleado. Así, el Pinarillo fue el escenario de las tradicionales exhibiciones de los hacheros, carreteros, con sus mulas y bueyes, en sus demostraciones de corta de pinos, de troncos y transporte de la madera hasta la plaza de la Constitución, acompañados en todo momento por la música de El Mariquelo y su grupo y el grupo de danzas de El Espinar.

La Fiesta de los Gabarreros ha creado esta edición una nueva distinción que reconoce el apoyo a la fiesta. Y en su primer año la galardonada fue la consejera de Agricultura y Ganadería de Castilla y León, Silvia Clemente, que agradeció este “honor” y tuvo la oportunidad de conocer de primera mano el día a día de un gabarrero en el monte, información que le fue transmitida por los Gabarreros de Honor. El Espinar quiso reconocer el impulso que dio la consejera a la denominación de la fiesta de interés turístico regional. La titular de Agricultura estuvo acompañada por numerosas autoridades segovianas, entre las que se encontraban el presidente de la Diputación Provincial de Segovia, Francisco Vázquez, y el delegado territorial de la Junta, Javier López Escobar.

Por su parte, el presidente de la Federación de Centros de Iniciativas Turísticas de España (FECITCAL), Francisco Gallego, que también asistió a la fiesta, animó durante su intervención a trabajar para conseguir que la Fiesta de los Gabarreros consiga la declaración de interés turístico nacional.

Muchos de los asistentes llenaron después los restaurantes espinariegos en los que pudieron degustar los productos de la tierra, concluyendo la fiesta con la clausura de la Feria de Muestras, que este año ha tenido una amplia participación de artesanos locales.