Jornadas Micológicas en ediciones anteriores, con gran éxito de público. / C.N
Publicidad

Es otoño y con él va implícita la recogida de setas y hongos por la zona. Desde los típicos boletus y níscalos a otras especies más complejas de encontrar, la afición por el mundo de la micología está en auge en Cuéllar y alrededores. Los que siempre han defendido este campo y han ahondado más en él han sido los miembros de la Sociedad Micológica de Cuéllar, que tras un parón, vuelven este año con sus tradicionales Jornadas Micológicas. Será la XXI edición, y tendrá lugar este mismo fin de semana, 23 y 24 de noviembre.

La Sociedad Micológica de Cuéllar espera la  aportación de ejemplares completos

Este año, las jornadas llegan con novedades, aunque mantienen la esencia: la exposición clasificada de ejemplares. el lugar elegido son los anexos de San Francisco, y podrá visitarse el sábado de 19.00 a 21.30 horas, y el domingo de 13.00 a 14.30 y de 17.00 a 20.30 horas. En otras ocasiones, el público no ha cesado de acudir a contemplar los ejemplares más exclusivos encontrados por los socios. No obstante, desde la agrupación esperan la aportación de especies por parte de los aficionados de Cuéllar y comarca, como explican en el cartel anunciador de las jornadas. Para ello, los ejemplares deberán estar en buen estado y completos, con sombrero y pie. Como siempre, la Sociedad Micológica ofrece servicio de consulta in situ, para todos aquellos que tengan dudas sobre un ejemplar encontrado, y siempre haciendo un llamamiento a la precaución en este tema.

SALIDAS GUIADAS PARA RECOLECTAR EJEMPLARES

La novedad llega este año con las salidas al campo programadas para cada uno de los días de este fin de semana. La salida está prevista a las 9.30 horas desde la Plaza de La Soledad; el regreso se prevé a las 13.00 horas, aproximadamente. La ruta del sábado 23 recorrerá el monte-encinar de Cuéllar, y la del domingo 24, en torno al pinar del río Cega. Ambas estarán guiadas por los miembros de la Sociedad Micológica, y la idea es recolectar especies que posteriormente se clasificarán para enriquecer la muestra de San Francisco. Años de experiencia y pasión por este mundo avalan a los socios, por lo que se prevén dos salidas muy provechosas y satisfactorias.

Las muestras de otras ocasiones han acogido decenas de especies solo de la zona, sin sobrepasar los 25 kilómetros a la redonda, lo que da buena cuenta de la variedad de ejemplares existentes sin alejarse y llegar a la sierra, por ejemplo. Para los habitantes de la zona, que acuden a los pinares de manera asidua para la recolección de setas, esta es una cita ineludible que además sirve para concienciar y educar en el buen uso de los recursos naturales existentes, evitando cualquier abuso.