Volver al pueblo desde Madrid a pasar el aislamiento, un peligro para Segovia

Las localidades de la provincia comenzaron a notar una mayor afluencia de personas, algunas con vivienda de residencia, pero otras muchas para pasar un día lejos de las concentraciOnES de la gran capital

Por Laura López (Efe)
Pequeños municipios de la provincia de Segovia como Trescasas o Arcones han notado en los últimos dos días la llegada masiva de personas llegadas de Madrid tras la alarma en la capital por el coronavirus, lo que supone un peligro para estos municipios, de medios sanitarios limitados y población envejecida.
Según ha informado a Efe Laureana Martín, la alcaldesa de Arcones, un pequeño pueblo de Segovia de apenas 190 habitantes, entre ayer y hoy se ha percibido “mucha, mucha” afluencia de personas llegadas de Madrid, lo que es completamente inusual en esta temporada: “Esto parece Semana Santa”, ha apuntado. “Da la impresión de que no se lo están tomando en serio”, se ha quejado la alcaldesa, quien desde el Ayuntamiento ha tomado las medidas oportunas para prevenir el contagio, como cerrar todos los centros sociales dependientes del Gobierno municipal: “Por lo menos, para que los niños que vienen de Madrid no se reúnan”.
La alcaldesa también ha mantenido el contacto con la doctora del consultorio sanitario del municipio, quien ha manifestado su preocupación ante la posibilidad de tener que recibir a un volumen de personas extraordinario en el caso de detectarse algún positivo. “No es una fiesta, es un problema sanitario muy grande”, ha manifestado Martín, quien ha reconocido que los dos grandes restaurantes del municipio, que permanecían cerrados, notarán una gran afluencia de público este fin de semana: “Pero sería mejor que vinieran cuando está todo bien”, ha lamentado.
Martín ha declarado que la mayoría de personas que han llegado al pueblo son turistas, y no naturales del pueblo que vuelven desde Madrid, y ha manifestado tener la seguridad de que otros pueblos de la zona como Santo Tomé del Puerto, Casla, Prádena, Gallegos o Navafría también están recibiendo “gente de Madrid por un tubo”.
Otra localidad que ha percibido la llegada masiva de personas procedentes de Madrid es Trescasas, donde, según ha informado a Efe su alcalde, Borja Lavandera, se han ocupado segundas residencias que “hacía años que no eran ocupadas”.
En el caso de esta localidad, de 1.200 habitantes censados, la mayoría de personas que han llegado son personas naturales de la localidad que viven en Madrid y, “alarmados por el coronavirus”, han vuelto al pueblo “a pasar la cuarentena”, como se puede apreciar también en el repunte de vehículos que han inundado la localidad.
El Ayuntamiento de este pueblo también ha tomado una serie de medidas en la línea de las dictadas por el Ministerio de Sanidad y la Consejería de la Junta de Castilla y León, como cerrar los centros cívicos, la biblioteca, o las actividades de las escuelas deportivas.
Lavandera ha llamado la atención sobre el riesgo de que estas familias, que no han podido cuantificar aún, traigan a los niños, aprovechando que no tienen colegio, a ver a sus abuelos, estos últimos un sector de especial vulnerabilidad ante la neumonía.
El alcalde ha reconocido la incapacidad de las administraciones locales para hacer frente a este fenómeno, y ha llamado a la “responsabilidad social”: “Nosotros no podemos poner un peaje”, ha denunciado.
Por su parte, el Ayuntamiento de El Espinar también ha informado a Efe de que este jueves se ha descubierto a un gran número de personas procedentes de Madrid dispuestas a pasar un día de picnic en la zona recreativa de La Panadera, a pesar de que se había declarado el cierre de esta como medida preventiva por la crisis.
Por último, el Gobierno local de la capital segoviana ha negado haber notado una afluencia de personas inusual en la ciudad, y de hecho, ha declarado que “no existe ambiente de turismo”, puesto que desde el Ayuntamiento también se ha recomendado pasar el mayor tiempo posible aislado en el domicilio.