Villacastín y Cuéllar, únicas zonas de salud en riesgo de confinamiento

La Junta pide que en las ‘áreas naranjas’ se restrinja al máximo el contacto, evitar reuniones de más de 10 personas y limitar la exposición en lugares cerrados

Castilla y León contabiliza 42 zonas de salud en situación naranja.
Publicidad

La zona básica de salud de Villacastín se convirtió en ‘zona naranja’ tras superar los cinco contagiados confirmados por PCR por diez mil tarjetas sanitarias durante los últimos siete días. De esta forma, se une a Cuéllar como únicas áreas que se encuentran con posibilidad de enfrentar medidas más restrictivas, incluso un nuevo confinamiento, para evitar que se produzca una transmisión comunitaria que aumente el número de casos.

En estos momentos, la zona básica de salud de Villacastín registra 15,17% de PCR positivos por diez mil tarjetas sanitarias, la mayor de toda la provincia, seguida del área de Cuéllar con el 11,51%.

Como medidas recomendadas para la población en estas ‘zonas naranjas’, la Junta pide que dentro de estas áreas se restrinja al máximo el contacto social, se eviten reuniones de más de 10 personas y se limite al máximo la exposición en lugares cerrados.

Muy pocas de las ‘zonas naranjas’ han visto incorporar medidas más restrictivas, tan solo por el momento las poblaciones de Íscar, Pedrajas de San Esteban y Aranda de Duero, pero se trata de un indicador que revela cuando una zona de salud ha tenido muchos casos en unos pocos días y pudiera ser necesario incorporar medidas ‘extra’ a las ya existentes en caso de que se disparen los contagios.

En un escalón inferior, las zonas básicas de salud en amarillo en la provincia, que cuentan con la recomendación de extremar las medidas de prevención y con una tasa de contagio mayor de 2,5% y 5%, están representadas por Riaza (4,59% y dos contagiados en los últimos siete días), Navafría (4,43% con un positivo), Segovia Rural (3,72% con ocho infectados) y Segovia III (2,61% con cuatro).

Todas las demás zonas básicas de salud de la provincia se encuentran en estos momentos por debajo del 2,5% de PCR positivas por cada 10.000 tarjetas de salud y por lo tanto solo tendrían que cumplir la normativa convencional (distancia social, mascarilla e higiene).

Ampliando este análisis al conjunto autonómico, Castilla y León contabiliza un total de 42 zonas básicas de salud (diez más que el viernes) cerca del confinamiento al arrojar tasas por encima de los cinco casos positivos por Covid-19 por cada 10.000 tarjetas sanitarias, una situación en la que ya se encuentran inmersas las localidades de Íscar y Pedrajas en Valladolid y Aranda de Duero (Burgos).

Las provincias de Burgos y Salamanca, con once, continúan siendo las provincias en una situación más delicada de la que solo Ávila se libra hasta el momento.