Estado en que quedaron algunos de los columpios del parque infantil de Roda. / E.A.
Publicidad

El parque infantil de Roda de Eresma amaneció ayer totalmente destrozado a causa de los cuantiosos daños ocasionados en todo el mobiliario.

Los actos de vandalismo ocurrieron en la noche del viernes al sábado, según confirmó el alcalde de la localidad, Tomás Casado García (PSOE), quien aseguró que fue preciso ayer acordonar la zona para evitar la entrada de personas, ya que está “totalmente inutilizado”.

También se ha cerrado la instalación con el propósito de valorar los daños ocasionados y poder formular la correspondiente denuncia, a la vez que estudiar si se puede acometer el arreglo de algunos de los juegos infantiles, o bien tengan que ser sustituidos por otros nuevos.

Los hechos los ha puesto el alcalde también en conocimiento del diputado provincial de zona, Pablo Torrego, con el fin de solicitar a la Diputación ayuda para poder reponer este complejo, que era el único que tenía el pueblo para el disfrute de los chavales.

“Aunque la Diputación habilita de forma periódica ayudas parea estas instalaciones, nosotros no las habíamos solicitado porque no lo necesitábamos, y preferíamos dejarlo para otros municipios; pero ahora la situación ha cambiado drásticamente”, añadió el alcalde.

De acuerdo con las valoraciones iniciales, un parque de este tipo puede costar entre 5.000 y 10.000 euros.

El parque infantil, situado junto al Camino de Encinillas, se abrió hace un par de semanas, una vez que la Junta de Castilla y León permitió su apertura, con ciertas medidas de higiene y seguridad que se estaban aplicando. Pero ayer, a las siete de la mañana, un vecino que pasaba por la zona lo que había ocurrido y avisó al Ayuntamiento.

Entre el vecindario se comenta si este tipo de vandalismo tiene relación con otros hechos ocurridos hace unas semanas, cuando los cristales de algunas ventanas aparecieron rotos, también de forma intencionada.