Valdesimonte agua deposito fuente 4
Una de las fuentes de agua no clorada a la que algunos vecinos acuden. / E. A.

Vecinos de Valdesimonte han comunicado sus inquietudes en torno al problema de agua potable que hay en la localidad desde hace aproximadamente diez años. Aunque ya está en marcha la redacción de un proyecto, quieren agilizar el proceso para disponer de una solución lo antes posible. Por ello, barajan la posibilidad de convocar movilizaciones en las próximas semanas, aprovechando que hay muchos veraneantes que pasan sus días de vacaciones en la localidad, los que confían que se unan a la causa.

Según confirman varios vecinos de la localidad, el pozo que suministra agua a sus hogares empezó a dar altos niveles de arsénico y nitratos hace aproximadamente una década, lo que imposibilita el consumo humano. “En invierno suben los niveles de estos componentes y hay que dar botellas, pero en verano no pasa, entonces ahora se puede beber agua”, detalla el alcalde pedáneo, Diego Casla.

Así, según la temporada, es necesario hacer acopio de garrafas de agua mineral a un precio rebajado o de botellas que algunos habitantes llenan en fuentes de otras localidades cercanas, donde el agua sí es potable. “Para cocinar a veces usamos el agua de la fuente que tenemos aquí, aunque es de consumo no recomendado porque no está clorada”, indica un vecino.

Tal como declara el regidor, la Junta de Castilla y León propuso una solución en 2019. En concreto, planteó un proyecto de ósmosis inversa. “La gente no lo quiso, pues decían que iba a ser más caro el recibo de agua, ya que cuesta tratarla”, asevera. “Con esta solución, montar la planta iba a ser a coste cero, nosotros solo teníamos que comprometernos a usarla un año y dejar los terrenos en que se iba a construir la planta de tratamiento”, añade el alcalde.

No obstante, al rechazarse esta propuesta de solución, fue necesario buscar otra. “Ahora tenemos que hacer el proyecto y costearlo nosotros”, determina Casla, para lo que cuentan con el apoyo económico de Cantalejo, el municipio al que pertenece la entidad local menor de Valdesimonte. Y, tras esto, el organismo autonómico será el encargado de decidir.

Además del rechazo de esta propuesta a causa de su elevado coste de mantenimiento, varios vecinos consideran que lo más fácil es traer agua de las fuentes del río San Juan, que están a tan solo tres kilómetros del término de Valdesimonte. “Son fuentes que dan un agua de buena calidad y además tiene un caudal muy grande”, detalla uno de los residentes en el lugar.

“Se podría aprovechar el bombeo que tiene Cantalejo y la tubería que va hacia a Aldeonsancho para hacer otra antes de su llegada a esta localidad”, explica un vecino conocedor de la iniciativa. “Así, sería posible conectar esta tubería hasta un depósito intermedio que se llenaría por propia gravedad con el agua que bombea a Cantalejo para, posteriormente, llevarla hacia el depósito del pueblo”, sostiene.

Este proyecto, según certifican los vecinos, es casi una realidad, pero aún está en proceso de redacción. Y en vista del éxito de Lastras de Cuéllar y las acciones realizadas por la plataforma ‘Lastras Potable Ya’, los residentes y veraneantes de Valdesimonte contemplan elevar su voz y convocar movilizaciones. Según ellos, esto contribuiría a agilizar el proceso de resolución y aprobación de la iniciativa, así como para la realización de las obras. “Lo que queremos es meter prisa, ya sabemos que el proyecto está encauzado, pero queremos que se resuelva cuanto antes”, manifiesta otro vecino.

“Nuestra intención es empezar a lucharlo un poco ahora en verano, que hay bastante gente. Somos un pueblo pequeño y no hemos tenido visibilidad, no nos han escuchado, pero necesitamos el agua, como todos”, concluye una residente en la localidad.