Inmuebles 26 y 28 de la calle San Julián en los que se ejecutarán medidas provisionales de seguridad. / C.N.
Publicidad

Como se ha tratado en plenos anteriores, la dos viviendas de la calle San Julián, 26 y 28, declaradas en estado de ruina, se someterán a unas medidas provisionales de seguridad este mismo lunes. Así lo explicó el alcalde de la localidad, Carlos Fraile, que desgranó el trabajo que se está realizando desde la Concejalía de Urbanismo y su representante, Joel Velasco.

La actuación es “muy compleja desde el punto de vista técnico”, así lo detalló el regidor local, que dio a conocer que será la emrpesa local Construcciones Sanfesa la que las lleve a cabo. Fraile espera que la obra discurra con normalidad en estos dos edificios catalogados como P2. Comentó que las actuaciones se van a tener que realizar también desde el solar del número 24, y agradeció a los propietarios su buena disposición para poder acometer estas actuaciones. Dichas medidas van a provocar  irremediablemten cortes en la calle Nueva para garantizar la seguridad, y aunque no se sabe el día concreto del corte, se avisará a los ciudadanos por todos los canales. el corte se realizará cuando se llegue a la parte “más crítica” de estas obras.  Igualmente, habrá cortes en la calle San Julián, por lo que el alcalde pidió “paciencia y disculpas a los vecinos por los daños que se puedan ocasionar”.

El tiempo estimado de las obras, aunque inconcreto, es de todo el mes de diciembre. Las obras, concretamente, consistirán en la eliminación de todos los elementos que corren peligro de desprendimiento, también hacia la calle Nueva y la zona de Correos. La complejidad de estas actuaciones se ve agraviada por su catalogación P2, que obliga a hacer “casi una obra de arte en el desmontaje”, como explicó el alcalde. Comentó que existen unas yeserías de gran valor que van a tener que ser retiradas de manera manual, embaladas y conservadas para su futura reposición en el mismo inmueble cuando se arregle. Por eso, estan son medidas de seguridad en aras de evitar percances desagradables dado el deterioro de las mismas. Para esta obra cuentan con un presupuesto de 63.000 euros.

La cesión con los propietarios aún no se ha hecho efectiva; el alcalde reconoció la dilatación en el tiempo debido a la cantidad de propietarios de los dos inmuebles, y señaló, como ha hecho en ocasiones anteriores, que el Ayuntamiento acomete estas medidas de manera subsidiaria ante la futura cesión de los inmuebles. “Son dos edificios que se van a ceder al Ayuntamiento de Cuéllar, por eso se actúa, pero las cesiones, a pesar de que el concejal de Urbanismo y el arquitecto municipal lo están impulsando, no van con la celeridad que nos gustaría”, concluyó.