Punto de almacenamiento de San Cristóbal de Segovia, tendente a desaparecer. /N.LL.
Publicidad

La Comisión Territorial de Medio Ambiente y Urbanismo de Segovia ha autorizado el uso excepcional de suelo rústico para la instalación de nueve áreas de aportación de residuos de la construcción y demolición (RCDs) y de residuos voluminosos y enseres (RVE) no peligrosos en otras tantas localidades de la provincia. La construcción de estas plantas se integra en el Programa para la Recuperación Ambiental de Zonas Degradadas por el Depósito de Residuos Inertes, que desarrolla la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, en colaboración con los consorcios de gestión de residuos y las diputaciones provinciales. Estas nuevas autorizaciones se suman a las 36 emitidas por la Comisión en la convocatoria celebrada el pasado mes de mayo.

El Consorcio Provincial para la Gestión Medio Ambiental y Tratamiento de los Residuos Sólidos Urbanos de Segovia es el promotor de las áreas de aportación que se están construyendo en la provincia. Las nueve autorizaciones de emplazamiento concedidas ayer corresponden a instalaciones proyectadas en Santa María la Real de Nieva, Lastras de Cuéllar, Navalilla, Ribota, San Cristóbal de la Vega, Adrada de Pirón, Muñoveros, Torreadrada y Navalmanzano.

Estas plantas se ubican en parcelas municipales. Se trata de recintos explanados y hormigonados, cercados con valla de malla metálica, en los que se instala una marquesina bajo la que se colocan los contenedores para el depósito de los residuos de construcción y demolición y residuos voluminosos y enseres no peligrosos. Finalmente se coloca un cartel informativo, visible desde el exterior del recinto, en el que se señalan los residuos que es posible depositar, los que están prohibidos y los horarios de acceso.

Las áreas de aportación disponen como mínimo de un contenedor específico donde acumular los RCDs procedentes de obra menor o de reparación domiciliaria.

Los trabajos de consolidación y mejora de la Red Provincial de Áreas de Aportación de Residuos y Puntos Limpios, que promueve el Consorcio de Gestión de Residuos de la provincia, están incluidos en el Programa para la Recuperación Ambiental de Zonas Degradadas por el Depósito de Residuos Inertes en la Comunidad, que desarrolla la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, en colaboración con los consorcios y las diputaciones. Un total de 114 localidades segovianas ya se han adherido al plan para acondicionar y mejorar las áreas de aportación de residuos.

En este momento se están ejecutando las áreas de aportación de Abades, Collado Hermoso, Nava de la Asunción, Navas de San Antonio, Sotosalbos, Torrecaballeros, Torreiglesias, Valdeprados y Zarzuela del Monte, y en otras 70 entidades locales de la provincia, se encuentran en tramitación de los respectivos expedientes para llevarlas a cabo.

Fue en el año 2017 cuando Consejería y Consorcio Provincial suscribieron un convenio para recuperar escombreras, después de que la Consejería hubiera cumplido con el objetivo de sellar la totalidad de los 43 vertederos de residuos domésticos existentes en esta provincia por un importe de 13.937.234,66 euros