Trabajadores de British Airways, protestando, con el Palacio de La Granja al fondo. /E.A.
Publicidad

Unite, el sindicato más grande de Reino Unido e Irlanda, se desplazó ayer al Real Sitio de San Ildefonso, para seguir presionando a Antonio Vázquez, presidente de IAG (holding que agrupa a Iberia, British Airways, Vueling, Aer Lingus y Level), para que se implique y detenga el “caos” en British Airways. Vázquez reside en la localidad segoviana, donde el personal de British Airways se manifestó ayer para asegurarse de que recibía el mensaje: “no se rendirán hasta que Vázquez hable con el secretario general de Unite, Len McCluskey, y devuelva a British Airways a la senda de la normalidad en cuanto a sus relaciones con el sector”.

La semana pasada, según explica el sindicato en una nota de prensa, la dirección de British Airways envió notificaciones a más de 30.000 de sus propios trabajadores, “poniendo en marcha sus planes de despedir y recontratar”. “El impacto podría ser devastador. Muchos trabajadores con más de 30 años de servicio se enfrentan a recortes de hasta el 75%. Numerosos políticos británicos se han referido a estas acciones como una desgracia nacional”, apuntan.

El pasado mes de junio, Unite también informó a la comisaria de competencia de la Unión Europea que se presentaría como tercero contra la adquisición de Air Europa por parte de IAG. El sindicato ha criticado duramente la decisión de IAG de gastar cientos de millones de euros en la nueva adquisición, “al tiempo que alega falta de dinero como excusa para ejecutar una estrategia de despido y recontratación en su plantilla de British Airways”. Unite ha identificado numerosas incongruencias en términos de competencia como consecuencia de la operación de compra: “los precios de los billetes subirían y se reduciría el número de vuelos en algunas líneas, asuntos de seria preocupación para la Comisión Europea”.

Unite the Union, comúnmente conocido como Unite, es el sindicato más grande de Gran Bretaña e Irlanda y sus miembros trabajan en todos los sectores de la economía. La organización representa a la mayoría de los trabajadores del Grupo IAG. La organización ha puesto en marcha la campaña ‘BA Betrayal’ (Traición de British Airways) para denunciar que la compañía aérea y sus propietarios, IAG, han utilizado la pandemia mundial para destruir empleos y atacar las condiciones laborales de los trabajadores.