Una corporación enfrentada

El último pleno municipal rechazó la cuestión de confianza planteada por el alcalde popular, vinculada a la aprobación de los Presupuestos.

0

Un año y dos meses después de que se constituyera el Ayuntamiento de Torrecaballeros, la situación de enfrentamiento entre el equipo de Gobierno del PP y los grupos de la oposición (PSOE e Independientes) se mantiene y se ha recrudecido esta semana en el último pleno municipal. Ante la falta de acuerdo para aprobar el Presupuesto para este ejercicio, el alcalde, Serafín Sanz, explica que se vio obligado a plantear una cuestión de confianza sobre su gestión, que también fue rechazada por la oposición. “La cuestión de confianza es un procedimiento legitimado por la normativa vigente que tiene la Alcaldía para poder dotar al Ayuntamiento de unos presupuestos, cuando no se consiguen los votos necesarios para su aprobación”, aclara.

Por su parte, el grupo municipal del PSOE ha pedido la dimisión del alcalde, al no haber conseguido el apoyo de los otros grupos en la “moción de confianza” (según afirma en un comunicado), “y deja que el pleno otorgue la confianza a quien pueda ser elegido para encabezar la corporación municipal”. En este sentido, el alcalde insiste en que ha presentado una “cuestión de confianza”, y que la normativa establece ahora un plazo de 30 días para que la oposición plantee una moción de confianza, “y si no es así, el Presupuesto será aprobado”.

Los socialistas solicitan de nuevo un acercamiento de posturas, que, en su opinión, “hubiera sido muy fácil, ya que solo le pedimos que los grupos municipales figurasen en el Presupuesto con una asignación simbólica de un simple euro, pero el alcalde se ha mostrado una vez más incapaz de dialogar”. Serafín Sanz responde sobre esta cuestión, que en las reuniones previas al pleno, “el portavoz del PSOE propuso que se incluyera en el Presupuesto una consignación de 3.000 euros como aportación municipal a grupos políticos, aún cuando en el pleno del 9 de agosto, dicho portavoz modificó su propuesta, rebajándola a un euro”.

La polémica continúa, y mientras que los socialistas reclaman la dimisión del alcalde, éste afirma que “me siento en la obligación de permanecer ejerciendo las tareas de la Alcaldía, ya que a ello me comprometí en su día. Es por ello por lo que seguiremos trabajando firmemente con respeto y responsabilidad y en pro de Torrecaballeros. Yo no me iré, seguiré trabajando, asumiendo lo que marque el devenir de los acontecimientos”. El alcalde hace de nuevo un llamamiento a los grupos de la oposición para que “asuman sus obligaciones desde la responsabilidad política, sin demagogias ni falsedades”.