Una celebración sin precedentes

El municipio ha conmemorado los cuatro siglos transcurridos desde la adquisición del pueblo por sus habitantes, que tuvieron que pagar 1.744.648 maravedís en el año 1615.

37

Veganzones, cuando se cumplen 400 años de su libertad, se engalana, se viste de largo y en un espléndido día aprovecha cada momento para emocionar a los habitantes y visitantes. Comienza la mañana del sábado engalanado en su totalidad, estandartes elaborados para la ocasión como reminiscencia de su pasado y memoria para el futuro, ramas de cipreses y ajuares antiguos en los balcones hacen que el paseo sea algo memorable por sí solo.

A las 12,30 horas comienza la celebración con misa solemne, rondalla y pleno total. A las 13,30 culmina con danzas y paloteos, donde se estrena la colorida réplica del traje de ‘el zorra’, una pieza única símbolo de la antigüedad de los paloteos de este municipio, que ahora han elaborado entre las mujeres del pueblo, con una minuciosa labor, digna de elogio, y estrenada con orgullo por Juan Miguel Adrados, veterano danzante, hijo de Lucas Adrados, maestro de jotas durante años.

Grupos de danzantes, desde los 10 a los 73 años, de diferentes generaciones en la villa de Veganzones, son quienes se atavían adecuadamente para ofrecer con orgullo su aprendizaje. Danzantes que ofrecen junto al ‘El Zorra’ una actuación de los paloteos más emblemáticos, como símbolo de su patrimonio, y la jota de la Cruz, la única del lugar, bailada por el primer grupo de mujeres que danzó y paloteó en este pueblo, cuando empezaron hace 30 años, siendo aún unas niñas.

A las 13,30 horas comienza el homenaje a Marciano Cuesta Polo, nombrado en este día como hijo predilecto, por su trayectoria profesional, investigadora y su gran contribución al descubrimiento y conservación del patrimonio y cultura de Veganzones. Este catedrático de Lengua, que ha dado luz a la historia que se conmemora, ya fue galardonado en 1996 con la Cruz de Alfonso X El Sabio, otorgada por los méritos contraídos en los campos de la educación, la cultura, la docencia y la investigación, y por sus servicios destacados en España y en el ámbito internacional. La conmemoración culmina escuchando, de la mano del grupo de dulzainas y tamboriles, la Jota de Veganzones, escrita por el homenajeado.

La gran actuación del día comienza a las 17,30 horas: ‘Veganzones: historia y magia’ es una obra teatral que, representada por las calles, conmemora la historia acontecida hace 400 años, cuando el pueblo de Veganzones fue reconocido como “Villa de por si y sobre si…” y firmado como tal el 25 de marzo de 1615 por el rey Felipe III. Los habitantes del lugar se hicieron dueños de sus tierras, que hasta ese momento pertenecían al Obispado, y con las que el rey pretendía recaudar fondos vendiendo el pueblo al noble italiano Nicolao de Grimaldo; hecho al que se opusieron los vecinos decidiendo ser dueños de sí mismos y pertenecer solo a la Corona Real. Esto supuso 1.744.648 maravedís, que fueron pagados por los habitantes del lugar, tremenda hazaña que emociona en la representación, no sólo a quienes la sienten como suya, en su pueblo, sino también a quienes venidos de otros lugares la escuchan y reconocen. Los que estuvieron entendieron el pasado y presente de este municipio, con sentimiento, humor y enriquecimiento cultural. Se trata de una obra dirigida por Santiago y escrita por María, de ‘Escénate’, que junto con sus actores y actrices, hijos de Veganzones, desarrollaron con trabajo y pasión.

Exposición

En el Ayuntamiento se pudo ver, a su vez, una exposición de documentos, como el ‘Manuscrito de privilegio de Felipe III’, de 1615, ‘Capitulaciones de concordia con Turégano’, de 1584, ‘Catastro del Marqués de la Ensenada’, trajes antiguos de danza… Una muestra que permaneció abierta hasta el domingo 29.

La fiesta culminó con una cena popular a la que acudieron más de 300 personas, con orquesta y fuegos artificiales que iluminaron el lugar al que no le faltaba ninguna iluminación. Un pueblo, Veganzones que, como en el teatro decían, “tiene muchos co… razones”.

Fue un acontecimiento sin precedentes, promovido por el Ayuntamiento en colaboración con el Centro Cultural y la asociación ‘Veganzones se mueve’. Esta celebración ha contado como nunca con la ilusión de los habitantes del municipio, una emoción que solo viviéndolo se puede entender. Fueron sentimientos compartidos con todos los visitantes, pues así lo reconocían en el espléndido día del sábado 28 de marzo de 2015, 400 años después.