San Ildefonso Obras Rotonda Paseo Juan Borbon KAM8326 web
La ejecución de la rotonda, que comenzó a principios de verano, se está haciendo en varias fases. /KAMARERO

Ayuntamiento del Real Sitio de San Ildefonso y Diputación Provincial acometen de forma conjunta la construcción de una rotonda en la intersección de la calle Juan de Borbón y la carretera a Torrecaballeros, con el objetivo de regular el intenso tráfico, sobre todo pesado, que circula por ese tramo, en dirección a la carretera N-110.

Las obras, según explica el alcalde granjeño, Samuel Alonso, comenzaron a principios de verano, pero se están ejecutando en diferentes fases, ya que el municipio está aprovechando para proceder al cambio de tuberías y otros servicios. “Este cierre de rotonda era muy necesario, ya que antes había dos medias lunas, que ralentizaban el tránsito de los numerosos vehículos que circulan por esta vía, muchos pesados, hacia la localidad de Torrecaballeros”.

Alonso destaca que tanto el Ayuntamiento como la Diputación están llevando a cabo estos trabajos con recursos propios, encargándose cada institución de diferentes actuaciones. Por un lado, el municipio ha ejecutado los desmontes de los semáforos que había en la intersección, así como de las medias lunas, para el cambio de las tomas de electricidad y agua y el bordillo nuevo, entre otros trabajos, mientras que la institución provincial acomete actuaciones de reasfaltado, pintado horizontal y señalética, en general.

El presupuesto total financiado por ambas administraciones ascenderá finalmente a unos 14.000 euros.

Inmbueble derribado

Por otro lado, la plaza de Los Dolores del Real Sitio de San Ildefonso aparece desde hace unos días algo desangelada por el derribo de un antiguo inmueble, que será ocupado en los próximos meses por nuevas viviendas. En este sentido, el alcalde del Real Sitio, Samuel Alonso, señala que el proyecto ha sido impulsado por un promotor privado, que adquirió el edificio, lo ha derribado, y en breve empezará la construcción del nuevo, para completar uno de los espacios más importantes para el pueblo, desde el aspecto visual, sobre todo.

El regidor granjeño manifiesta que, al igual que muchos de los edificios que en los últimos años se están rehabilitando en el casco histórico de La Granja, deberá tener una fachada de estilo barroco del siglo XVIII, para mantener cierta homogeneidad entre inmuebles en un municipio barroco.