Una potra salvaje con mucho ritmo

El primer videoclip de la joven segoviana Isabel Aaiún logra hacerse viral en pocos días y apunta a conseguir nuevos éxitos musicales con nuevas creaciones que irán apareciendo en los próximos meses

Le apasionan los caballos y también la música. Y ha combinado ambas cosas en su primer videoclip de la canción ‘Potra salvaje’, que está llamado a ser uno de los muchos que protagonizará.

Es Isabel Aaíún, cuya voz y estilo musical se ha se han hecho virales a través de este primer single. Está grabado en una explotación ganadera abandonada de Veganzones y en la ermita de la Virgen del Pinar de Cantalejo. La cantante, compositora y amazona ha sorprendido por su talento, voz e interpretación. Pero también se ha visto sorprendida por el rápido éxito de su primera canción, también compuesta por esta joven de 34 años.

Se gana la vida como domadora de caballos en algunas de las yeguadas de más prestigio de la provincia. La primera vez que se subió a uno tenía 10 años. “Desde entonces no me he bajado”. No concibe su vida sin música y sin caballos. “Me hacen desconectar de todo lo demás”, confiesa. “Los caballos lo son todo para mi. No podría no tener contacto con ellos. Son mi pasión desde siempre”.

Aunque en su familia, los zapateros de Veganzones, siempre se ha cantado, fue hace cuatro años cuando Isabel colaboró con Pablo Mora, de Lagarto Amarillo, en uno de sus vídeos. Ahora con ayuda del integrante del grupo madrileño ha firmado con la compañía Níquel Records para su debut discográfico. Y este fin de semana lo presentó en Narros de Cuéllar, con gran éxito, tras haber rechazado algunas invitaciones en su pueblo de residencia por timidez ante sus vecinos.

Ya la ha superado. De ‘Potra salvaje’ destaca su “fuerza”, en la que se “habla de ánimo, perdón y de guerra”. La canción, disponible en YouTube y Spotify, hace un guiño al mundo rural “como lugar y medio de vida tan digno como las más deslumbrantes de las ciudades”, asegura Isabel.

Pero sobre todo también “es una canción para las mujeres valientes, libre y salvajes que salen ahí fuera cada día para ganarse su sitio en el mundo”. Preguntada si hace alguna reivindicación feminista, evita con diplomacia tensiones: “No queremos pelea, pero tampoco imposiciones”. “Que nos miremos en el espejo cada mañana y digamos: Aquí estoy yo”. En la letra de su canción lo remarca: “No quiero riendas ni herrajes”.
Ahora trabaja en otros títulos tan sugerentes como ‘Tacones al viento’ o ‘Soy feriante’. Ya trotan.