Momento de uno de los vídeos que se pudo ver durante la graduación virtual. /E.A.

El pasado 23 de junio se daba por finalizado el curso escolar en Castilla y León. Un curso atípico y que pasará a los libros por ser el más corto de la historia por culpa de la crisis del Covid-19. Una situación extraordinaria de la que no hay precedentes y que provocó que los escolares de todas las edades tuvieran que quedarse en casa y seguir la docencia de forma virtual.

A pesar de esto, los profesores del CEIP Arcipreste de Hita de El Espinar vieron necesario terminar el curso de la forma más normal posible en estos tiempos que corren. Cada año se celebra el final de las etapas de Infantil y de Primaria realizando una graduación que marca un antes y un después en la vida de los alumnos, algo que este año no podía faltar. “Queríamos que los alumnos tuvieran su graduación aunque fuese virtual. Para ellos y para nosotros era necesario hacer un final de curso especial que marcase el final de una etapa y el comienzo de otra”, explican los maestros.

Antes del coronavirus las graduaciones se realizaban en el patio y en el gimnasio. Los más pequeños recibían su diploma y un beso cargado de emoción de su maestra. Cuando todos habían recibido su diploma, cantaban una canción y recitaban un poema. Las fotografías no faltaban, tanto de grupo como con sus maestras. Para finalizar el evento pasaban un rato agradable tomando un aperitivo junto a todas las familias. Sin embargo, la graduación de este año consistió en un vídeo en el que las maestras dedicaban unas palabras a sus alumnos, las familias mostraban su agradecimiento y los alumnos se despedían de la que ha sido su segunda casa.

Los mayores del colegio, los alumnos de 6º de Primaria, celebraban una graduación en la que se vestían con sus mejores galas, actuaban, daban discursos y participaban tanto maestros como familias que acudían también como público. Cada promoción ha esperado y vivido este momento con mucha intensidad. Por ello, se consideró la forma de realizar una graduación que estuviera a la altura de las circunstancias.

“Queríamos reproducir de la mejor manera posible una graduación tradicional. Era una pena que los alumnos que pasan al instituto se quedasen sin su merecida despedida después de todo el esfuerzo y trabajo que han realizado a lo largo de su etapa escolar” comenta el equipo directivo del centro.

Tanto maestros como familias se organizaron y coordinaron para hacer de este final de curso un día para el recuerdo. Se realizaron un total de siete vídeos con una duración total de una hora, uno por cada parte de la graduación que se venía haciendo de forma presencial. Los discursos de la directora, familias y alumnos eran necesarios para expresar los sentimientos de su paso por Primaria. Los maestros también dedicaron unas palabras a sus alumnos en las que demostraron el cariño y afecto que tienen hacia ellos, deseándoles buena suerte en su nueva etapa en el instituto.

Además, no podía faltar la actuación final que los alumnos preparaban para representar ante sus familias. El profesor de música realizó el montaje en el que salían los alumnos bailando en la actuación de fin de curso. Otro de los vídeos recogía el paso de los alumnos por Primaria: fotos de excursiones, fotos de grupo con todos sus maestros o de actividades dentro del cole, hicieron a los alumnos recordar los maravillosos años que han pasado en el centro. En el último, los alumnos, aparecían vestidos con sus mejores galas para despedir un año y una etapa muy especial en sus vidas. Por último, todos los alumnos recibieron una orla en la que salían ellos junto con sus profesores caracterizados de Lego y que se llevaron como recuerdo de su fin de curso y etapa.

La parte positiva de esta graduación fue que toda la comunidad educativa pudo disfrutar del evento, ya que normalmente solo podían acudir las familias de los alumnos. “Ha sido una graduación perfecta, ha llegado a todo el mundo. Las familias y los alumnos están encantados y muy agradecidos”, explica una de las maestras. “Agradecemos enormemente a las familias y a los alumnos por su entusiasmo y colaboración para hacer posible esta graduación tan emotiva como necesaria y a los maestros por su implicación y vocación” concluyen.