Publicidad

Muchas empresas de la provincia han tenido que reinventarse o adaptar su producción a las circunstancias del mercado, y en Cuéllar también existen ejemplos. La empresa familiar Primitivo Sanz SL lleva años dedicándose a la carpintería de aluminio y todas sus variantes, y a pesar de contar en su almacén con policarbonato, su uso era para la producción habitual; hasta ahora lo empleaban para algunas ventanas de naves, por ejemplo. Así lo cuenta Fuencisla Sanz, desde la empresa, que explica que la idea surgió por la petición de una de las farmacias de la localidad. Al contar con el material empezaron a fabricar e instalar; su hermano, obrero de la empresa, es el único que continúa trabajando dado el contexto. El corte, la preparación y la instalación lo realiza él desde el primer día. La primera en demandar fue una farmacia local, pero ya han llamado panaderías, despachos y otro tipo de empresas que se ven obligadas a extremar las medidas de seguridad. De momento están surtiendo a negocios de Cuéllar, pero esperan hacerlo en breve para otros. Ya han creado su página en Facebook para mostrar el material que realizan, ahora que se está corriendo la voz y algunas empresas pueden no saber a dónde acudir.

Su ejemplo es el que están siguiendo muchas empresas a nivel nacional; en su caso, gran parte del negocio lo dedican a la instalación de ventanas o puertas en viviendas particulares. La normativa prohibió acudir a los hogares, por lo que su principal línea de negocio se quedó con la demanda “a cero”, como explica Fuencisla. “Tenemos presupuestos pendientes que se quedaron ahí y a ver si se mantienen, es difícil saberlo”, reconoce ante la incertidumbre de lo que vendrá, desconocido para todos. Pero de momento, con la creación de mamparas, aunque las ganancias no sean equivalentes a la normalidad, “hay movimiento para cubrir los gastos, porque tenemos que seguir pagando”, afirma.

Con esta idea que abastece la creciente demanda, el tejido empresarial de Cuéllar parece ir reactivándose y, sobre todo, mantener la esperanza de que vendrán tiempos mejores aunque para ello haya que reinventarse como Primitivo Sanz. n