Alfonso Fernández Mañueco, en el centro, acompañado por el consejero de Medio Ambiente, junto a los trabajadores contra la extinción de incendios de Las Casillas. / KAMARERO
Publicidad

La Junta de Castilla y León estima que serán necesarios alrededor de diez años para recuperar las más de 400 hectáreas de monte quemadas en el Real Sitio de San Ildefonso, tras el incendio registrado el pasado 4 de agosto en la Sierra de Guadarrama. El presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ha realizado hoy una visita al Centro Forestal Comarcal de Las Casillas en la Comunidad de Villa y Tierra de Sepúlveda, donde anunció el compromiso del Ejecutivo regional “de prácticamente una década, para regenerar, restaurar, recuperar todo ese terreno que ha sido sometido al pasto de las llamas”.

Así, la reforestación del terreno será dentro de unos meses, según explicó Fernández Mañueco, quien apuntó que “ahora lo fundamental es recuperar el terreno para que no se erosione, para que no haya desprendimientos cuando vengan las lluvias de septiembre, y después controlar, para que esa superficie quemada no provoque la contaminación de los acuíferos”. A partir de entonces, se estudiará qué parte de la superficie necesita ser reforestada, contando con que parte de la tierra se recuperará por “regeneración espontánea”.

Durante su visita al centro de Las Casillas, Alfonso Fernández Mañueco conversó con los efectivos que trabajan en las labores de extinción de incendios de la provincia y conoció el funcionamiento del helicóptero que se encuentra en esta base aérea de la provincia y que también participó en los trabajos contra el fuego en La Granja. El Centro Forestal de Las Casillas alberga una brigada helitransportada y una oficina comarcal para agentes medioambientales. La finca cuenta con un helipuerto con cuatro pistas de aterrizaje para helicópteros dedicados a la extinción de incendios, tres dormitorios, cocina, baño y comedor, además de una sala de emisoras y un despacho. En cuanto a la oficina comarcal para agentes medioambientales, incluye sala de reuniones y otras dependencias anejas.

En relación a este tipo de dependencias, el presidente de la Junta de Castilla y León destacó la “excelente” coordinación que existe con otras administraciones, como el Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente, las diputaciones provinciales, los ayuntamientos, y entidades como la Comunidad de Villa y Tierra de Sepúlveda, así como con los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado. Y Alfonso Fernández Mañueco también insistió en “la necesidad de no hacer tareas que puedan generar un incendio” e hizo un llamamiento “de sensibilidad y educación ambiental a toda la población”.