ayllon cerveza solidaria mi nanna
'Nanna'. / EL ADELANTADO

‘Nanna’ deja un gran legado: un cachorro de 45 kilos que inspira un proyecto solidario. Su pequeño pasaporte por la naturaleza española ha servido como referencia para crear una nueva cerveza artesana con un toque reivindicativo. ‘Vamos a Beer’ es un blog de viajes comprometido con dar a conocer destinos poco visitados, con alto grado de estacionalidad, potenciando los tramos de baja ocupación y los pequeños negocios. Uno de los componentes de este equipo era ‘Nanna’, una gran danés amante de los viajes en coche que falleció prematuramente en abril.

‘Nanna’ era una perra que hacía de madre y mentora para perros asustados, que no dudaba si tenía que meter entre medias de una pelea de perros para separarlos poniendo en juego su integridad o que no dudo en lanzarse al mar aun teniendo fobia al agua para intentar salvar a otro perro. “Por eso ‘Nanna’, con todo lo que nos dio, no podía ir al cielo canino sin más, y tenía que dejar en el mundo la misma huella que dejo en el corazón de los que la conocimos”, subrayan los autores del blog.

Como respuesta, crearán una cerveza inspirada en cada viaje, un proyecto solidario en el que cada cerveza inspirada en viajes tendrá una parte de los beneficios para una asociación u ONG en beneficio de animales, medio ambiente, mundo rural o deporte entre otras causas. La otra parte se guardará para hacer más cervezas solidarias. “También ‘Nanna’ nos dio este empujoncito para empezar el proyecto y poner en marcha esta primera cerveza en honor a ella, una cerveza dulce, fuerte y clara como ella”.

La cerveza se fabricará en la Sierra de Ayllón, de donde emana el agua que ella disfrutó, ya que muy cerca, en Santo Tomé de Puerto es donde pasó la mitad de su vida; la otra mitad, la pasó en la sierra Norte de Madrid en Cabanillas de la Sierra, sede de ‘Vamos a Beer’.

Además esta cerveza incorpora miel de la sierra del Ocejón en Guadalajara, otra sierra en la que ‘Nanna’ disfrutó de sus paseos. Es la mezcla de dos provincias que justo se unen en el Pico Cebollera en Santo Tomé del Puerto. En esta cerveza, el 50% de los beneficios va para la protectora de Agranda, dedicada a cuidar, educar y readaptar a perros de la raza gran danés y otros perros de raza grande que “por su tamaño y el desconocimiento de la gente” hacen que su adopción sea muy difícil.

El otro 50% irá destinado para la producción de una segunda cerveza solidaria. Actualmente la cerveza se encuentra en proceso de financiación por crowdfunding en la plataforma de Lánzanos.