Un trabajo recoge la historia, el arte y la leyenda del Castillo de la villa

Los autores Felipe Rodríguez y David Rubio presentaron el libro en un acto multitudinario

44

Como cabía de esperar el salón de actos del Instituto “Cauca Romana”, de la Villa de Coca, se quedó pequeño en la tarde del sábado pasado para albergar al numeroso publico caucencse que quería conocer el contenido del libro “El Castillo de Coca. La Historia, el Arte y la Leyenda”, de voz de sus autores Felipe Rodríguez y David Rubio. Un extraordinario trabajo de investigación documental y gráfica de cuatro años de dedicación que cumple el objetivo de completar lo que había pendiente sobre la historia de este monumento que “es universal no sólo para la Villa de Coca, no sólo para Segovia, ni para Castilla y león, si no también para el resto del mundo, es una obra de referencia que aparece en muchas guías turísticas de ámbito internacional, de hecho hay una curiosidad en Austria donde hay una reproducción exacta y fidedigna del castillo de Coca en un parque temático de nombre “Minimundus”, donde se encuentra las maravillas arquitectónicas más representativas del mundo” señaló David Rubio en este acto que contó también con la intervención del presidente de la Comunidad de Villa y Tierra de Coca, Juan Carlos Alvarez, editora del libro, y del arqueologo Francisco Blanco.

A través de una cuidada edicción por su maquetación y diseño sus páginas recogen fotografías inéditas y muy significativas, de entre ellas una tomada antes de la restauración de 1956, donde se puede ver un cortejador medieval en las ruinas del patio de armas del castillo, lo que para los autores es un claro vestigio de que el castiillo está construido sobre una fortaleza anterior. Al igual que también se puede deducir del documento de 1390 hallado en el archivo municipal de Cúellar donde se dice que “la reina Beatriz de Portugal posa o descansa en el palacio de Coca, lo que nos da a entender que anteriormente al castillo hubo otra fortaleza” apuntó Felipe Rodríguez añadiendo también que junto a este documento el libro recoge otros 16 inéditos, entre ellos un inventario de toda la artillería y del mobilirio que tenía y otros que desvelan que después de dejarlo los Fonseca fue utilizado como prisión de grandes señores, duques, condes. Así como otros de ellos por el cúal se cita la muerte del conde de Aranda en el castillo y su entierro en el convento de los franciscanos de Coca.

A esta documentación se suma la gráfica de diferentes grabados del siglo XIX que junto a la belleza plásticas de las fotografías más actuales, acercan una visión de lo que fue y es el castillo, gracias al cuidado trabajo de investigación de Rodríguez y Rubio.