Visita al Real Sitio de San Ildefonso en el ciclo 'Viajero, yo te enseñaré Segovia'. / E.A

El ciclo de visitas guiadas ‘Viajero, yo te enseñaré Segovia’ se desplazó el sábado al municipio del Real Sitio de San Ildefonso, en el que sus núcleos principales, La Granja de San Ildefonso y Valsaín, ofrecieron a los participantes de la novena visita lo más destacado de su patrimonio, explicado al detalle por los guías oficiales Leticia Hernández Sánchez y Ana Gómez Martínez.

La visita comenzó por la mañana en la Plaza de Valsaín, a los pies de la Sierra de Guadarrama, donde se ubicaba la Casa del Bosque, pabellón de caza de la dinastía Trastámara en la Edad Media hasta convertirse ésta en palacio con Felipe II.

La comitiva se trasladó después a La Granja de San Ildefonso, en un viaje en el tiempo que sirvió para conocer el esplendor barroco del siglo XVIII de Felipe V, Isabel de Farnesio y Carlos III. El grupo se desplazó caminando a la zona del entorno palaciego para conocer las Caballerizas, el antiguo Cuartel de la Guardia de Corps, o el lugar donde estaban ubicados el teatro y el Mercado Viejo.

Además, los participantes visitaron la Iglesia de Nuestra Señora del Rosario, la Casa de las Ánimas, donde se encontraban las embajadas, la Casa de los Infantes y las puertas de entrada al Real Sitio; todo un compendio de edificios que atestiguan la relevancia del municipio en aquella época. Las guías incluyeron también un recorrido por la Real Fábrica de Cristal, espacio singular y único, edificado según los planos del aparejador del Real Sitio, Joseph Díaz, alias Gamones, entre 1770 y 1784.

Como uno de los objetivos de la actividad es el de promocionar y difundir el comercio, la industria y la hostelería de las diferentes zonas, a los participantes también se les facilitó un listado de los distintos establecimientos en un radio de veinte kilómetros en los que podían hacer parada y fonda una vez concluida la visita.

La novena visita guiada del ciclo está programada para el próximo sábado 14 de noviembre con dos destinos serranos: por un lado, Navafría, donde los participantes descubrirán que las aguas del Río Cega son el motor que mueve el Martinete del municipio, un martillo pilón utilizado ancestralmente para la fabricación de calderos y otros utensilios; y, por otro, Collado Hermoso, donde los restos del monasterio cisterciense de Santa María de la Sierra serán el principal atractivo.