Publicidad

Pasaban 15 minutos de las 2 de la madrugada cuando las llamas sorprendían a los vecinos de la calle Ávila, en el centro de la localidad. Pequeñas explosiones de un vehículo que comenzaba a arder por la parte del capó daban la voz de alarma en esta céntrica vía en la que se encontraba estacionado. Agentes de la Guardia Civil se personaron en el lugar de los hechos para constatar que el vehículo ardía con fuerza y coordinar la actuación; a los 10 minutos, el camión de bomberos de Villa y Tierra llegó para que los efectivos comenzaran con las labores de extinción, que se alargaron casi una hora.

Una de las primeras actuaciones que llevaron a cabo fue la de refrescar el coche contiguo y evitar que las llamas se propagaran dada la cercanía entre ambos, estacionados en el espacio habilitado para ello en esta vía. Del maletero del vehículo se extrajo ropa, diferentes objetos personales y una batería de coche. Tras casi una hora de trabajos dadas la inflamabilidad del material y su facilidad de propagación, el fuego se dio por extinguido. De momento se desconocen las causas del incidente del vehículo, que acabó calcinado en más de su 80%, y que será retirado en las próximas horas del lugar.