12 2 web
Javier Guerra, junto a la alcaldesa, recibió el Garbanzo de Oro. /E.A.

Labajos celebró ayer la tercera edición de su Día del Garbanzo. Diez socios de la marca ‘Alimentos de Segovia’, colaboradora del evento, pusieron la nota de color en una feria en la que también participaron dos productores de la marca colectiva ‘Garbanzo de Labajos’, una distinción que consiguieron el pasado año 2020.

Además de disfrutar de los puestos de la feria gastronómica, donde encontraron los mejores productos, los visitantes pudieron vivir un auténtico día de feria con charanga, actividades para niños y títeres de sombras. Uno de los actos centrales fue la entrega del Garbanzo de Oro al atleta olímpico segoviano Javier Guerra, reconociendo su trayectoria deportiva y los valores que representa.

Javier Guerra se mostró “orgulloso y alegre” al recibir este galardón. Además, dijo del garbanzo que es “un súper alimento, y lo tengo incluido en mi dieta tres o cuatro veces a la semana porque es rico en proteína, hidratos de carbono y fibra, algo fundamental para los deportistas”.

Tras la entrega del galardón, cerca de medio millar de personas pudieron disfrutar del tradicional cocido popular elaborado por el cocinero segoviano Julián Barrios.

La vicepresidenta segunda de la Diputación, Sara Dueñas, y las diputadas Magdalena Rodríguez y Noemí Otero asistieron a la feria para apoyar a la alcaldesa de Labajos, Margarita Meroño, y también a todos los vecinos del municipio que tienen en esta cita un día señalado para dar visibilidad a un producto que cuenta con una gran calidad. En relación al distintivo concedido al atleta Javier Guerra, Sara Dueñas destacó que “es una buena forma de unir salud y deporte, porque las propiedades del garbanzo de Labajos están más que contrastadas”.

Por su parte, la diputada de Promoción Provincial y responsable de la marca ‘Alimentos de Segovia’, Noemí Otero, consideró fundamental “dar a conocer la agroalimentación segoviana, y en particular una legumbre tan nuestra como es el garbanzo y, además, potenciar el consumo local y de cercanía“.

El Garbanzo de Labajos fue reconocido como marca colectiva en el año 2020, lo que garantiza su calidad de manera oficial, tal y como señaló la diputada de Prodestur, que recordó que “todos los trabajos hasta llegar a este reconocimiento se han llevado a cabo desde el laboratorio de Prodestur, desde donde se siguen realizando tomas de muestras de los terrenos para asegurar que este garbanzo tiene las características organolépticas que debe tener el garbanzo de Labajos”. Una calidad que se lleva cultivando tradicionalmente más de 400 años, como ya escribió Miguel de Cervantes.