Un siglo y medio de hacienda pública convertido en exposición. Esta es la exótica oferta del Archivo Histórico Provincial de Segovia, que ha seleccionado como ‘tesoro oculto’ del mes un extensísimo fondo de los libros de la antigua Delegación Provincial de Hacienda que forman parte de su legado. Incluye todos los ingresos y gastos realizados en la provincia desde 1823 a 1970, una base preciada de información para el estudio de Segovia.

Durante el siglo XIX, con motivo de las desamortizaciones de Mendizábal y Madoz, se nacionalizaron numerosos bienes que pasaron a ser propiedad del Estado. Los registros de los bienes nacionalizados crearon ingentes cantidades de documentos que, en el caso de Segovia, en su inicio, se encontraban en la Delegación de Hacienda en esta provincia. Pero el caos era tal en los sótanos que tocó buscar soluciones alternativas. Primero, se almacenaron en locales repartidos por la ciudad y, más tarde, el Cuerpo Facultativo de Archiveros, creado en 1866, pasó a ocuparse de estos documentos. Con el paso de los años, este archivo se convirtió en el Archivo Histórico Provincial tal y como se conforma actualmente.

Así, el Archivo Histórico Provincial conserva más de 8.000 libros de contabilidad y control económico en un periodo que supuso la desarticulación definitiva del Antiguo Régimen y la consolidación del régimen liberal en España.

Ello incluye los expedientes administrativos sobre el proceso de subasta que supusieron las desamortizaciones; comenzó en 1837, estuvo vigente, de facto, hasta 1890 y su legislación no fue revocada hasta 1924. Este proceso consistió en colocar en el mercado, tras un expropiación forzosa y mediante una subasta pública, las tierras y otros bienes que hasta entonces no estaba permitido vender, hipotecar o ceder y que se encontraban en poder de la iglesia.

En estos libros se observa todo el dinero que ingresó Hacienda en las subastas de tierras, casas, solares, locales, edificios históricos, monasterios, conventos y municipios, entre otros. Dichos movimientos fueron anotados en los libros y fiscalizados como ingresos del Estado.

El ‘tesoro oculto’ ya se puede ver de forma presencial. Para poder regular el aforo permitido, es necesario solicitar cita previa a través del número de teléfono 921 46 10 42. El horario de visita es de 9.30 a 13.00 horas de lunes a viernes.