San Pedro de Gaillos purines
Vista de una instalación agrícola en San Pedro de Gaíllos, en la zona nordeste de la provincia. / EL ADELANTADO

La contaminación química representa uno de los problemas sanitarios más importantes a los que la sociedad se enfrenta en los próximos años. Por ello, un equipo de investigadores del departamento de Química Analítica de la Universidad de Valladolid ha desarrollado un nuevo método analítico para eliminar, identificar y cuantificar la presencia y concentración de contaminantes emergentes de los lodos generados en las plantas de tratamiento de aguas residuales.

Una amplia gama de productos químicos de uso diario, como medicamentos, cosméticos, fragancias, productos de limpieza y hormonas sintéticas o naturales son considerados por la UE como ‘contaminantes emergentes’. Estos compuestos tienen funciones anti-inflamatorias, anti-sépticas, bactericidas y disruptoras endocrinas. “Hormonas, detergentes, productos de cuidado personal… al final terminan en las aguas residuales. Y si bien se ha estudiado que estos compuestos en las depuradoras desaparecen, si no llegan a los ríos es porque acaban concentrándose en los vertidos sólidos, en los lodos, que se utilizan con fines agrícolas”, explica la investigadora Sara Isabel Pérez Elvira.

Este trabajo, publicado en la revista científica Chemosphere, forma parte de la línea de investigación Hidrólisis térmica de lodos. La actividad principal de las estaciones depuradoras de aguas residuales es eliminar los contaminantes de las aguas que posteriormente pasarán a ser consumibles por el ser humano. Como resultado de este proceso, aparecen los denominados lodos de depuradora, que son la corriente resultante donde se concentra la contaminación y de donde, hasta ahora, era muy difícil de eliminar.

“Desde la Comisión Europea se está incentivando que todos estos lodos tengan usos agrícolas, y al final lo que estamos consiguiendo es que esos lodos con ‘contaminantes emergentes’ sean empleados en la producción de alimentos”.

Con la limpieza de los lodos se persigue depurar al máximo la muestra para introducirlos en el cromatógrafo que cuantifica los niveles de sustancias contaminantes. De esta forma se extrae el contaminante en estado líquido de la materia sólida, del lodo, para introducir esta sustancia contaminante líquida en el cromatógrafo.

El cromatógrafo es un equipo que permite separar los componentes presentes en una sustancia por medio de un mecanismo de absorción, dirigiéndose posteriormente al sistema de detección, a partir del que se generan los cromatogramas . De esta forma nos permite conocer los contaminantes presentes en el líquido y la concentración de cada uno de ellos. Un policía para las depuradoras.