Ropa quemada resultante del pequeño incendio en una sala. / C.N.
Publicidad

El Centro de Salud de Cuéllar sufrió ayer un desalojo alrededor del mediodía, cuando un pequeño incendio en una sala del sótano sorprendió a los trabajadores del mismo. Según explicó  Alfredo Marín, Director Médico de Atención Primaria, explicó cómo sucedieron los hechos, que por la presencia de efectivos de Guardia Civil y Policía Local, causaron un gran revuelo en la zona.

Antes del mediodía, en una pequeña sala ubicada en el sótano, se encuentra la lencería y material de limpieza. Una de las trabajadoras encendió una estufa de resistencia y, al parecer, cayó ropa que combustionó rápidamente. Al intentar apagar el pequeño incendio con agua, se produjo una fuerte humareda que se propagó a gran velocidad por las instalaciones, y más aún debido a la falta de ventilación de la sala, ausente de ventanas. Desenchufado el aparato de calor, lo han retirado, pero el problema han sido los humos. El edifico fue desalojado con normalidad para evitar males mayores, y no hubo que lamentar ningún daño personal. Personas de más edad fueron atendidas fuera de las instalaciones y Protección Civil les ofreció agua y asiento.

Con este incidente, que provocó revuelo en la zona, las consultas tuvieron que ser suspendidas para proceder a la ventilación de todo el edificio. Se dejó un retén hasta el inicio de turno de los profesionales de guardia con dos médicos y dos enfermeras para casos urgentes; de hecho, llegaron pacientes en los momentos sucesivos. Dado que la parte de Urgencias es la más externa, se habilitaron las instalaciones a pesar del olor persistente a humo. No obstante, se midió la cantidad con los detectores y no dieron positivo. Toda la zona de 112 y dormitorios se dejaron ventilando, y fue resuelto a las pocas horas.

La coincidencia con fin de semana ayudó a solventar el problema y solo fueron unas horas sin consulta las que trastocaron la normalidad del funcionamiento del Centro de Salud. Estas volverán a retomarse el martes, tras la fiesta local del lunes. Médicos, personal sanitario y usuarios estuvieron atendidos en todo momento dada la presencia de personalidad de seguridad que se personó en el edificio de Cuéllar.