Ya se han excavado más de 800 metros cuadrados del yacimiento arqueológico de Confloenta.
Publicidad

Las excavaciones llevadas a cabo en el yacimiento de Confloenta, en el municipio segoviano de Duratón, y puestas en marcha en 2017 gracias a la inversión de la Diputación Provincial, han arrojado luz sobre el sector oriental del edificio termal situado en la ciudad fundada a inicios del siglo I a.C. por la República Romana.

“Este verano hemos continuado la exploración del sector oriental del edificio termal, donde se sitúa un conjunto de dependencias de servicio, destinadas a mantener el funcionamiento del complejo de baños, así como la gran palestra, situada en el sector suroriental y destinada a gimnasio y baño”, ha explicado Santiago Martínez Caballero, quien lidera al equipo encargado de las excavaciones en el yacimiento, según ha informado la institución provincial.

El vicepresidente de la Diputación, José María Bravo, ha visitado el yacimiento para comprobar el progreso de las excavaciones. Las últimas excavaciones realizadas por una treintena de personas que han permitido detectar el sistema de cloacas de evacuación de aguas del complejo al que se conectaba el aliviadero y el sumidero de la piscina, que, como informa Santiago Martínez Caballero, “todavía conserva el emissarium o tubería de evacuación, realizada en plomo”.

Según detalla Santiago Martínez Caballero, la palestra es un gran espacio al aire libre, rodeado con un pórtico de pilastras en tres de sus lados, en cuya parte meridional se sitúa una gran piscina o natatio, de 16,4 metros de longitud y 19 de anchura, que ya fue identificada en veranos anteriores y que ha sido explorada en su conjunto.

Esto, apunta el investigador, ha permitido apreciar la “depurada” técnica constructiva de la misma, al estar conformada por un vaso tallado en la roca, impermeabilizado con muros de ladrillo y revestimientos de mortero hidráulico.

Un “cuidado” pavimento de baldosas de ladrillo en ‘opus spicatum’ (dibujo de espina de pez), una escalera de descenso y un banco corrido en grandes sillares de granito completan los elementos de este espacio, en cuya excavación se han recuperado más de medio centenar de grandes bloques de piedra pertenecientes a la coronación del borde de la piscina, así como al pórtico que la rodeaba.

Con 800 metros cuadrados ya explorados, y después de que durante la pasada campaña de 2019 y la presente los investigadores hayan encontrado, en un espacio donde posiblemente se situara un ‘sacellum’ (aula dedicada al culto), un conjunto de cabecitas y figuras humanas geométricas, fragmentos de más de medio centenar de vasos y varias aras identificadas con ofrendas y exvotos dedicados a la diosa Fortuna, las hasta ahora denominadas Termas del Sur han sido identificadas como Termas de Fortuna.

Este hallazgo, considerado de “gran relevancia” por el director de las excavaciones, ha visto incrementado su valor con nuevas investigaciones, ya que han sido identificadas dos inscripciones dedicadas a la diosa que confirman la existencia de este culto; una descubierta en uno de los altares recuperados en las termas y la segunda en un pedestal de una estatua de la diosa, en la fachada de una casa del pueblo de Duratón y ahora ya depositada en el Museo de Segovia.