Representantes de la Diputación y del Ayuntamiento de Pinarnegrillo frente a la iglesia. / EL ADELANTADO
Representantes de la Diputación y del Ayuntamiento de Pinarnegrillo frente a la iglesia. / EL ADELANTADO

Después de que el miércoles la Junta de Gobierno de la Diputación diese validez al acuerdo alcanzado por la Comisión de valoración del convenio con el Obispado, que determinaba que serán los templos ubicados en Barbolla, Languilla, La Nava (en Condado de Castilnovo), Migueláñez, Pajarejos, Valsaín y Pinarnegrillo los beneficiarios de este convenio, dotado de 300.000 euros, el presidente de la Diputación, Miguel Ángel de Vicente visitó esta última localidad, cuyo teniente de alcalde, Baltasar Herrero, agradecía, en nombre de la corporación local, que la institución provincial y la Diócesis hayan valorado el peligroso estado de la cobertura de teja de su iglesia y hayan concedido 56.000 euros (con una aportación de 28.000 euros por parte de cada entidad) que serán destinados a su sustitución e impermeabilización.

Precisamente, el de Pinarnegrillo es, tras los templos de Languilla y Migueláñez, con 60.000 euros adjudicados cada uno, el que mayor ayuda procedente de este convenio recibirá en 2022, siendo Valsaín, con 10.000 euros la localidad que menor subvención percibirá de este fondo. Además, la Junta de Gobierno aprobaba la concesión a Pajarejos de 50.000 euros para la consolidación del muro y la realización de una intervención en la espadaña de la iglesia; de 40.000 euros a Barbolla para la sustitución de la cubierta, la sacristía y la cilla; y de 24.000 euros a Migueláñez para la sustitución e impermeabilización de parte de la cubierta.

“Somos conscientes de que existe patrimonio eclesiástico muy dañado en la provincia”, reconocía Miguel Ángel de Vicente frente a la iglesia del municipio de la Tierra de Pinares, añadiendo que, como parte del trabajo diario de escucha a los ayuntamientos, la Diputación tiene “la responsabilidad de contribuir, en la medida de lo posible, a atender las demandas vinculadas a la conservación del patrimonio de la provincia, ya sea material, inmaterial o natural”. Acto seguido, el presidente de la institución provincial subrayaba que, “a esa responsabilidad se sumó hace dos años un compromiso económico junto al Obispado que ya nos ha permitido comprobar los grandes resultados de una decisión que no ha hecho sino favorecer a la idiosincrasia y las raíces de la provincia”.

Según detalla la Diputación, estas visitas programadas de forma periódica a todo el territorio de la provincia están permitiendo al presidente certificar sobre el terreno los importantes resultados de las inversiones que la institución realiza en los pueblos a través de convenios directos como aquel y programas como el Paimp o el de ayudas para la mejora de infraestructuras rurales.

Así, Miguel Ángel de Vicente pudo conocer ayer también junto a la alcaldesa de Carbonero de Ahusín, Sandra Ayuso, el estado de las calles tras su pavimentación y junto al alcalde de Escarabajosa de Cabezas, Ángel Martín, cómo avanzan las obras de adecuación del edificio consistorial, para el que la institución provincial aprobó en 2021 una ayuda de 60.000 euros.

Además, también atendió las demandas de otros alcaldes de la zona, como María Ángeles García, de Carbonero el Mayor, o Bernabé Manos, de Yanguas de Eresma, y junto al alcalde, Tomás de Andrés, y el teniente de alcalde, Mario Hernando, de Tabanera la Luenga, recorrió las calles del municipio hasta llegar al lugar donde está ubicado el cementerio municipal, a cuya ampliación el ayuntamiento ha dedicado los 17.500 euros del Paimp del año pasado.