El cementerio de Bernuy de Porreros también recibirá a menos personas esta próximo domingo. /PASCUAL GONZÁLEZ
Publicidad

Si ya el 1 de Noviembre, día de Todos los Santos, es una jornada triste en la que muchas personas se acercan a los cementerios para acompañar a aquellos que ya se han ido, este 2020, el año de la pandemia del coronavirus, este domingo lo será aún más, además de raro, como todo en estos días, ya que se han establecido medidas restrictivas también para las visitas a los camposantos.

La Consejería de Sanidad aprobó el pasado 14 de octubre una orden por la que se fijan medidas sanitarias preventivas sobre control de acceso y aforo en cementerios, con ocasión de la festividad de Todos los Santos. Estas medidas se refieren al aforo en los camposantos, que se reduce al 50%, así como al mantenimiento de la distancia social, la superficie a ocupar por cada persona (cuatro metros cuadrados), un doble circuito para el tránsito de las personas (aquellos espacios que se lo puedan permitir), un tiempo determinado de permanencia en el lugar, y el uso en todo momento de la mascarilla.

Los ayuntamientos segovianos han acatado la orden, y con el fin de que las visitas al cementerio sean todo lo más seguras posible, han adaptado sus camposantos a la nueva normalidad. Y ya están preparados, porque los cementerios deben cumplir con estas medidas entre los días 24 de octubre y 8 de noviembre.

El Ayuntamiento de Palazuelos de Eresma ha establecido un aforo máximo de 33 personas en el camposanto de Palazuelos y de 53 en el de Tabanera del Monte. En ambos se debe mantener la distancia de seguridad, y no está permitida la estancia simultánea en tumbas y nichos contiguos.

En Navalmanzano, este año no está previsto realizar la misa de difuntos en el cementerio, por lo que no habrá una gran concentración de personas en una hora determinada. Aún así, se informa que el número máximo de personas que se podrán reunir con vínculo familiar será de seis; se deberá mantener la distancia, al menos, de 1,5 metros, y el uso de la mascarilla.

El horario de apertura del cementerio de Coca el 1 de noviembre será de 9 a 17 horas y la conmemoración por los fieles difuntos será en la iglesia, a las cinco de la tarde. El aforo de la iglesia será de 150 personas, y se ha habilitado el coro, que tiene una capacidad para 30 personas más.

El Ayuntamiento de El Espinar ha informado a sus vecinos de que se debe acceder al cementerio por la puerta principal y abandonarlo por las laterales, respetando la señalización. También piden evitar la interrupción de las deambulaciones, evitando las relaciones sociales en grupos, y respetar los aforos, que serán marcados y controlados, al igual que el conjunto de las normas establecidas, por la Policía Local y la Agrupación de Protección Civil.

En Ayllón, el aforo máximo permitido en el recinto del cementerio municipal, considerando que la superficie a ocupar por persona es de unos cuatro metros cuadrados, es de 168 personas. Puesto que las características del cementerio no permiten habilitar un doble circuito, se ruega evitar el cruce entre personas por las calles. Asimismo, se señala la necesidad de abandonar la instalación ante cualquier síntoma compatible con la Covid-19.

El Real Sitio de San Ildefonso ha fijado en 100 personas el aforo del cementerio de La Granja, y en 40 el de Valsaín. Habrá un doble circuito para el tránsito de los visitantes, con un tiempo máximo de permanencia en el cementerio y el aparcamiento de 20 minutos, con el fin de facilitar el control de los aforos.