Más de 4.000 ganaderos abandonaron la actividad el año pasado en España. / E.A
Publicidad

Unión de Campesinos de Segovia-UCCL da la voz de alarma acerca de las numerosas quejas que le están trasladando los ganaderos, que se sienten amenazados para aceptar nuevos contratos con precios más bajos, ante la alternativa de que no se les recoja la leche cuando acabe su vigencia. La organización agraria critica esta situación y pone en evidencia que los abusos se siguen produciendo en este sector, sobre todo por la falta de competencia y la posición dominante de la industria, donde el 2% de las empresas acaparan el 46% de la producción de leche líquida.

UCCL resalta que el sector lácteo es uno de los más señalados por las prácticas comerciales desleales contra el libre mercado y los incumplimientos de la ley de la cadena, acumulando el mayor número de denuncias y de infracciones con sanción por parte de la AICA, con un 84% de las mismas contra la industria, la mayor parte por ausencia de contratos.

También recuerda que algunas industrias han sido multadas por las autoridades con 80,6 millones de euros por realizar prácticas anticompetitivas durante el periodo 2000-2013, con las que se beneficiaron ilícitamente en casi 700 millones de euros en perjuicio de los ganaderos. “Un gran negocio para las industrias máxime cuando aún no han pagado ni un duro”, apunta la responsable del sector lácteo de Unión de Campesinos de Segovia-UCCL, Adoración Martín.

Unión de Campesinos de Segovia-UCCL se hace eco ahora de las quejas que le llegan de ganaderos que se sienten coaccionados a cambiar sus vigentes contratos por otros nuevos con recorte del precio, so pena de que, al finalizar los actuales, deje de recogérseles la leche.

Esta organización lamenta que ni el Acuerdo Lácteo, ni el Paquete Lácteo, ni la actual modificación de la Ley de la Cadena alimentaria han sido suficientes para fomentar un reparto equitativo entre todos los operadores de la cadena alimentaria y evitar que los productores vendan por debajo de costes de producción. “El sector lácteo necesita con urgencia hechos que frenen la sangría y abandono de ganaderos”, apunta Martín.