Lirio Martín y Domingo Asenjo, en la Subdelegación del Gobierno. /E.A.
Publicidad

La subdelegada del Gobierno, Lirio Martín, recibió ayer la visita del presidente de la Asociación Turismo Rural y Activo de Segovia, Domingo Asenjo, con el trató asuntos relacionados con los alojamientos ilegales, la colaboración con la Guardia Civil, las telecomunicaciones y la gestión de purines.

Domingo Asenjo pidió a la subdelegada la colaboración de la Guardia Civil para un mayor control de los alojamientos ilegales. En este sentido, el presidente de Turismo Rural y Activo indicó que en la actualidad la Asociación registra 180 socios, mientras que la provincia cuenta con cerca de 800 alojamientos. “Crece más la oferta que la demanda y nosotros vamos creciendo lentamente. Nuestro objetivo es hacernos visibles y referentes en las redes como asociación y que los alojamientos ofrezcan unos datos actualizados, para generar confianza en los posibles clientes”, subraya siempre Asenjo. En su opinión, sería bueno “que se supiera y se publicaran aquellos establecimientos que son ilegales”.

Además, también ha solicitado la colaboración al Estado en cuanto a la normativa de partes que los establecimientos hosteleros están obligados a enviar a las fuerzas de seguridad sobre los datos personales de los clientes. “La normativa es de hace 18 años, y aunque ya utilizamos medios informáticos, se podría actualizar, ya que se ha quedado obsoleta, y no es normal, por ejemplo, tener que mantener los partes en papel, al menos durante tres años. Pedimos que el archivo sea digital”, afirmó.

Domingo Asenjo planteó asimismo a la subdelegada del Gobierno los problemas que el sector  sufre desde hace años, relativos a los purines y las telecomunicaciones. Sobre la gestión de los purines, el presidente de la Asociación señaló que “estamos intentando una gestión diferente de la que se hace, y por eso hemos pedido a la subdelegada una mayor ayuda de la Guardia Civil, en concreto de loa agentes del Seprona, y hemos quedado en colaborar”.

Y las malas redes digitales que, a su juicio, se registran en la provincia, con internet, teléfono móvil y TDT, en un 60 por ciento del territorio provincial, son un hándicap al que también se enfrenta el sector, a la hora de ofrecer los mejores servicios a sus clientes. Domingo Asenjo criticó la situación “precaria” en la que se encuentra el medio rural en relación a las telecomunicaciones, que afecta a los vecinos que viven en los pueblos, así como a los turistas que vienen a conocer y pernoctar en la provincia. “La subdelegada me ha dicho que se están convocando ayudas para mejorar esta situación, pero, sin concretar. Ahora mismo, el proceso va lento y no sirve para mucho y lo que queremos es calidad en todo el territorio”, apuntó.