Integrantes del grupo de teatro del Taller Cultural. / EL ADELANTADO
Publicidad

Alguien podría pensar que es prácticamente imposible que un colectivo artístico del ámbito rural pudiera llevar a cabo tres actuaciones en una misma jornada. Pues la Asociación Taller Cultural de Fuentepelayo se ha encargado de hacer realidad lo que bien podría parecer una utopía.

Durante este pasado sábado y prácticamente en un intervalo de un par de horas, las distintas agrupaciones artísticas de la citada asociación llevaron a cabo tres actuaciones en otras tantas localidades diferentes de la provincia. Comenzó la intensa jornada la Rondalla de Pulso y Púa del Taller Cultural con su actuación en Labajos dentro del ciclo ‘Otoños con Pulso’ que promueve la Diputación Provincial en colaboración con los distintos ayuntamientos de la provincia. Hacia la citada población se desplazaron los dieciocho componentes de esta agrupación musical dirigida por el maestro José Ramón Bayón para iniciar su concierto a las seis de la tarde para clausurar la II Feria del Garbanzo. A la misma hora, también estaba programada la actuación del grupo teatral Taller Cultural de Fuentepelayo en la pequeña y entrañable localidad de Castrojimeno para cerrar su programa de fiestas patronales dentro del Programa ‘Actuamos’ que coordina la institución provincial. De punta a punta de la provincia. Esta circunstancia no fue óbice para que el elenco teatral exhibiera su arte.

Pero aconteció que los caprichos del destino también quisieron que a las ocho de la tarde este mismo grupo teatral tuviera que actuar en Pinarnegrillo dentro de sus fiestas. Algunos músicos de la Rondalla que habían actuado hacía unas horas en Labajos tuvieron que marcharse con urgencia una vez finalizado el concierto hasta Pinarnegrillo para subirse al escenario y desempeñar sus papeles escénicos correspondientes. Se da la circunstancia de que el citado grupo teatral tiene tres personas diferentes para todos y cada uno de los papeles que componen el reparto de sus obras. Incluso con dicha connotación positiva, en muchos casos se da la circunstancia de la imposibilidad de tener el don de la ubicuidad. Y por si fuera poca la actividad, mientras los ‘teatreros’ actuaban en dos pueblos, y los músicos en otro; en Fuentepelayo quedaban los miembros de su Coral Polifónica llevando a cabo su habitual ensayo general.