El balcón del Ayuntamiento de El Espinar, engalanado con las camisetas de todas las peñas. / E.R.
Publicidad
E.R. / EL ESPINAR

Ayer a las nueve de la mañana las campanas de la iglesia de San Eutropio debían de haber comenzado a sonar dando inicio a la peregrinación hasta la Ermita del Santísimo Cristo del Caloco y a la una del mediodía la imagen del Cristo debía de haber hecho su entrada triunfal en el portalón donde miles de personas le reciben cada año con el himno nacional de fondo.

Sin embargo, este año 2020, el año del coronavirus, nada es igual y a las seis de la tarde no sonó el cohetón en la Plaza de la Constitución. En su lugar, adornaban la fachada las camisetas de todas las peñas, pandas, quintos y damas, en señal de recuerdo de lo que debía de haber sido el día más importante para los espinariegos.

Durante la semana el Consistorio ha pedido “responsabilidad y respeto” a los vecinos, algo que se ha cumplido con creces. Tan sólo algunas personas se acercaron hasta la ermita y durante toda la jornada se vivió una tranquilidad y una calma nada habitual el día del pregón. El alcalde de la localidad, Javier Figueredo, agradeció a través de un comunicado la “comprensión” y “colaboración” de todos.

“Queremos agradecer nuevamente a todos la comprensión por esta amarga decisión que dice mucho de nosotros como pueblo, ya que no se ha recibido ninguna objeción ni queja al respecto, como no podía ser de otra manera. Es nuestra obligación pedir nuevamente el cumplimiento de las normas y medidas sanitarias para el control de esta pandemia, recordando que está prohibido el consumo de alcohol en la vía pública, así como la concentración de personas en locales, peñas y lugares habituales de encuentro en época de fiestas”, recordó el edil.

Durante la semana no se celebrará ningún acto oficial en la calle, pero desde el Ayuntamiento han animado a todos los vecinos a engalanar sus balcones, a revivir los momentos de fiestas desde casa y mandar fotografías a la página del Consistorio y grabar vídeos de TikTok para participar en varios sorteos que se realizarán a través de las redes sociales.

Este año no habrá procesiones, ni romería, ni becerrada de quintos y pandas, ni disfraces, ni verbena del Teo, pero en estas fechas tan señaladas el objetivo de todo El Espinar es común: vencer al coronavirus para que el año que viene todo vuelva a la normalidad y como se suele decir allí, “¡las del año que viene están enteras!”