calle arevalo
calle arevalo

La conclusión de las obras en la Plaza de la Cruz y la Travesía homónima lleva por fin a tomar las medidas de circulación que el Ayuntamiento anunció el pasado mes de octubre de 2019. Parecían lejanas cuando una gran obra de renovación aún debía ejecutarse, pero el momento de regular la circulación y mejorar el tráfico rodado para dotarlo de mayor fluidez, ha llegado. El concejal del área, Tomás Marcos, ha dado a conocer las diez pautas que cambian el doble sentido de circulación en la calle Arévalo y las modificaciones que lo acompañan

La primera de ellas afecta a la calle Arévalo: queda de un solo sentido descendente desde la calle Segovia a la Carretera de Arévalo; es aquí donde se elimina el doble sentido que tantos problemas ha ocasionado y tanto dificultaba la fluidez del tráfico. Por otro lado, la Travesía de la Cruz queda también de un único sentido: el de entrada a la Plaza de la Cruz desde la calle Andrés Reguera hacia esta plaza. En este entorno hay más cambios, el de la calle Diego Velázquez, que ahora será de un solo sentido, también de entrada hacia la Plaza de la Cruz desde la calle Chorretones. La vía era actualmente de sentido descendente y pasa a ser ascendente. En la Plaza de la Cruz, los vehículos que entren por la mencionada calle o por la Travesía de la Cruz circularán únicamente en sentido ascendente hacia la calle Segovia: tendrán prioridad de paso los vehículos que entren a la plaza por Diego Velázquez, situada a la derecha de la Travesía y siguiendo así las normas de tráfico. En esta misma zona, la aledaña calle Vacas queda de un solo sentido, el descendente, desde la calle Segovia hasta la céntrica calle Chorretones.

Por otro lado del entorno de esta Plaza, la calle Luna queda de un solo sentido, descendente, en el tramo que una la calle Arévalo con la calle Sol. Los vehículos que desciendan por la calle Estribos o por la calzada de San Isidro en dirección a la calle Arévalo deberán girar a la derecha para bajar por esta calle y hasta su incorporación a la carretera. Igualmente la calle Alfonso X El Sabio queda de un solo sentido, ascendente, desde la calle Santa Clara y hasta la Avenida Andrés Reguera. La contigua calle Barrio Nuevo queda de un solo sentido, descendente, desde la Avenida Andrés Reguera hasta la calle Santa Clara. 

Por último, los vehículos que vengan de la carretera de Arévalo hacia la calle Segovia tendrán que hacerlo por la Travesía de la Cruz. El edil reconoce que no todo tipo de vehículos puede pasar por ahí por la estrechez de esa calle. Se va a prohibir el aparcamiento en esta calle, y el concejal también ha anunciado que esta primavera se va a colocar un reductor de velocidad en la curva previa al acceso de esta calle, para facilitar la maniobra a los que accedan girando a la derecha desde Andrés Reguera o de frente desde Alfonso X El Sabio.   

Tomás Marcos ha querido justificar estos cambios y una de las razones es el cambio de fisionomía de la Plaza de la Cruz: “deja de tener una rotonda para tener dos calles”. Otra de esas causas es que la situación de la calle Arévalo con doble sentido “no es sostenible”. Por último ha explicado que era motivo suficiente mejorar la seguridad en las calles, por ejemplo, en la calle Barrio Nuevo, muy estrecha y con doble curva, que requiere un solo sentido -descendente-, o Alfonso X, con un punto conflictivo también. Esta última se ha puesto ascendente porque Bartolomé de la Cueva ya desciende hasta la zona sur de Cuéllar. El concejal entiende que esta “puede no ser la solución óptima, pero hay que tomar decisiones”. Asegura que esta posibilidad ocasiona muchos menos problemas que otras estudiadas. Carteles y buzoneo informarán a todos los vecinos del cambio.

mapa cuellar